Columnista invitada

¿Y tú donarías vida?

¿Qué tanta importancia le damos los hidalguenses a el tema sobre poder ser donadores? ¿Hemos pensado siquiera en esta posibilidad? ¿En realidad tenemos la plena conciencia, que todos absolutamente todos estamos expuestos de necesitar un trasplante de órganos? La realidad por cruda que parezca es otra, pues la mayoría estamos enfocados en vivir nuestro día a día que no tenemos tiempo de pensar en esto, y ¡sí! Existen campañas en donde nos hacen ver este duro tema, ¡pero!  Más sin embargo ¿Estás han sido suficientes? ¿O solo nos causa interés cuándo ocurre una donación? Una encuesta realizada por la Cámara Nacional de la Mujer  revelo que 8 de cada 10 personas mayores de 18 - 65 años de edad, están dispuestas a ser donadores de órganos, más sin embargo estos mismos, comentan estar desinformados sobre este tema. Ya que ignoran por completo a donde pueden acudir para poder ser donadores. En gran medida es importante mencionar que la donación de órganos en México es un tema nuevo, está en proceso de aceptación cultural, por lo que el camino por recorrer es muy largo, ya que nadie nos educa sobre esto. ¡Y peor aún! nunca se nos ha explicado que la donación es un gesto altruista, considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos. En la actualidad hay miles de personas que para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida necesitan de un trasplante. La realidad es que las listas de espera para recibir órganos y tejidos seguirán aumentando si no se logra aumentar el número de donaciones. Cabe hacer mención que el país que ocupa el primer lugar en donación de órganos es España y esto es gracias a que se ha creado un excelente equipo de trabajo  entre gobiernos, médicos, escuelas y medios de comunicación. En donde día a día se promueve la información y la concientización sobre la importancia de ser donador de vida. La donación de órganos no es algo actual, en otras partes del mundo sino que data desde el año 700 a.m. por lo tanto ya tiene mucho tiempo, lo suficiente como para que  las personas tuviéramos una mayor conciencia sobre este tema. Aunque no es así. La donación de órganos surge pensando en el bienestar de las demás personas por lo que debemos entender que no tiene sentido lógico al permanecer intacto después de muerto mientras que otro ser humano necesita esos órganos para seguir viviendo, si de todas formas cuando te entierran tus ojos, riñones y las demás partes de tu cuerpo serán consumidas por los gusanos o peor aún incinerados, por lo que sería mejor que alguien que los necesita se los quede. Y así estamos realizando este acto de amor, desprendimiento y entrega.