Columnista invitada

El desarrollo humano en México

El desarrollo humano es mucho más que el crecimiento o caída de los ingresos de una nación. Busca garantizar el ambiente necesario para que las personas y los grupos humanos puedan desarrollar sus potencialidades y así llevar una vida creativa y productiva conforme con sus necesidades e intereses. ¿Pero qué es esto? El índice de desarrollo humano es un indicador del desarrollo humano por país, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Se basa en un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. El desarrollo humano comparte una visión común con los derechos humanos. La meta es la libertad humana. Las personas deben ser libres de realizar sus opciones y participar en las decisiones que afectan sus vidas. El desarrollo humano y los derechos humanos se refuerzan mutuamente, ayudando afianzar el bienestar y la dignidad de todas las personas, construyendo el respeto por sí mismos y el respeto por los demás. Pero por desgracia para nuestro país el desarrollo ha tenido un retroceso, el cual se vio seriamente afectado en este 2014, arrojándonos al lugar 71 de 187 países y quedando por debajo de Costa Rica, Venezuela, Panamá, Argentina, Cuba y Chile, y es que problemas como la desigualdad, los pésimos servicios en salud, la mala calidad en educación, y el desempleo han sido factores para que estemos a la baja en nuestro desarrollo como País. La Cámara Nacional de la Mujer realizo una encuesta a personas de 25 a 65 años y todos comentaron que en estos últimos dos años no han sentido un avance en su crecimiento ni individual ni familiar, y mucho menos profesional, ya que el desempleo va en aumento, los precios de los servicios básicos y necesarios para poder llevar una vida digna, están cada día más caros, ocasionándoles que algunos de sus miembros de su familia tengan que desertar de las escuelas para incorporarse a las filas de las personas que se encuentran en busca de un trabajo. Y así poder aportar un poco de dinero a su hogar. Cuando observamos las diferentes civilizaciones y vemos los muy distintos estilos de vida a los cuales el individuo ha debido conformarse y a cuyo desarrollo ha debido contribuir, sentimos renovarse nuestra esperanza en la humanidad y en sus potencialidades.