Columnista invitada

Transgénicos

Los alimentos transgénicos, modificados genéticamente para agregar o quitarles propiedades (la uva sin semilla, por ejemplo) han sido promovidos en distintos países (principalmente Estados Unidos) por empresas multinacionales que insisten en los múltiples beneficios que existen por consumirlos, llenándonos de encuestas curiosamente financiadas por ellos, que como resultado “demuestran” que no provocan ningún daño a la población. Los gobiernos, cómplices, por acuerdos o por presiones terminan permitiendo la entrada de estos alimentos a sus países inundando los supermercados de estos productos. En México, la empresa Monsanto ha presionado desde hace tiempo por introducir maíz transgénico, toneladas de este, algo que golpearía a todos los productores nacionales. Pero esto no termina aquí. El maíz transgénico fue probado en un estudio por expertos franceses. Referencia tomada de: (http://www.jornada.unam.mx/2012/09/20/ciencias/a02n1cie) en el que ratas fueron alimentadas con el maíz transgénico mostrando una tendencia directa en el desarrollo de cáncer, además de una reducción de su vida media, y su calidad de vida también. Pero no hace falta que esas toneladas de maíz entren al mercado. Cientos de transgénicos ya son parte de la canasta básica del país. Sólo hace falta que vayan a su cocina y abran su refrigerador. Busquen en las propiedades de cualquier alimento que encuentren. Mínimo, contiene un alimento transgénico. Una sola partícula modificada genéticamente que toque nuestro ADN es capaz de modificar toda nuestra cadena. Otro estudio: (http://www.correodelorinoco.gob.ve/multipolaridad/conozca-5-danos-a-salud-por-alimentos-transgenicos/) ha comprobado todos los daños que pueden provocar al organismo el consumo de estos, siendo los casos más notables mutaciones genéticas, daño al hígado, intoxicación, envenenamiento, resistencia a los medicamentos, entre otros. Sin embargo, podría haber efectos más catastróficos para nuestra salud, que aún no han sido manifestados, ya que apenas hace poco tiempo comenzó el consumo de estos.  La Cámara Nacional de la Mujer realizo una encuesta para saber si las personas conocían lo que eran los alimentos transgénicos y solo 1 de cada 10 respondió que se si conoce del tema y de las consecuencias que estos pueden traer al consumirlos.