Columnista invitada

La Navidad, época de felicidad y depresión

La temporada navideña aunque mercadológicamente es propicia para dar y recibir, y religiosamente es motivo de convivencia y felicidad por el nacimiento de Jesús; es también época propicia para hacer recuentos familiares, económicos, laborales y sociales, que pueden afectar el estado de ánimo. La depresión es uno de los males más comunes y cuyos síntomas pueden agudizarse en la temporada navideña, especialmente entre quienes se ven en situaciones de estrés o los que están lejos de sus familias y tradiciones. Y es que esta temporada es probablemente la más agitada del año por las compras, reuniones sociales y obligaciones familiares que dejan a muchas personas agotadas y con la sensación de agobio, así como el frío, la nostalgia por no haber alcanzado los propósitos del año, y hasta la crisis económica, son factores por los que en esta temporada invernal los mexicanos pueden sufrir de depresión. Los síntomas varían entre: tristeza y pesimismo, sentimientos de culpa o desesperanza, pérdida de interés por las actividades diarias, dificultades con la memoria, empeoramiento de enfermedades crónicas, cambios en los hábitos de dormir y comer, cansancio, falta de energía, irritabilidad, dolor de cabeza y estómago, y en casos extremos: pensamientos o intentos suicidas. “Así mismo para muchas personas cuando llegan las navidades se convierten  en un periodo penoso por la pérdida de la unión familiar. Pero también esta época es muy dura para quien ha visto morir a un ser querido durante el año” La Cámara Nacional de la mujer realizo una encuesta a personas de 17 a 60 años, y en esta todos comentaron que para ellos siempre es muy grato poder reunirse con la familia a festejar, en donde todos se divertirán y disfrutaran de una cena y de una convivencia familiar, pero también comentaron que el haber perdido seres queridos, así como no contar con solvencia económica, son cosas que les deprimen y más en estas fechas decembrinas. Y es que recordemos que la Navidad es la fiesta más celebrada por la humanidad. La Navidad debiera significar ocupar tiempo precioso con tu familia y amigos. Tiene que ver con acariciar y celebrar el amor que compartes.Tristemente, el amor puede perderse ante el movimiento y el bullicio. A veces está tapado por las compras sin fin, y la cena. La Navidad es época de fiesta, pero tiene que ver con mucho más que eso. Hasta que uno no sienta la verdadera alegría de Navidad, no existe. Todo lo demás es apariencia. Porque no son los adornos, no es la nieve. No es el árbol, ni la chimenea. La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas.