Columnista invitada

México un país libre y comprometido con los jóvenes

Los últimos días que se han vivido en las relaciones diplomáticas rusa-estadounidense-ucrania y la escalada de tensiones me recuerdan a aquel 1968 en el que Checoslovaquia recibió en sus propias tierras una invasión por parte de la URSS, enemiga principal de los Estados Unidos en la guerra fría. Pero actualmente podemos ver un escenario distinto. Rusia ya no es la URSS, y ya no tiene el potencial que tenía. Hoy sus intentos por no perder territorios frente a la OTAN no son para vencerlos, si no por sobrevivir en uno de sus últimos bastiones. Siria, Libia y Venezuela, son algunos ejemplos de territorios con respaldo ruso que hoy se encuentran, o invadidos o en proceso de por parte de “Los Aliados”. El gran ejército rojo, que ejercía influencia en el mundo ahora ha visto disminuido su poderío al punto en el que está acorralado en su territorio. Rusia, como único contrapeso contra Estados Unidos y sus aliados, difícilmente podrá dominar más territorios o mantener su antigua hegemonía en el mundo, porque en estos tiempos de paz lo único que cuenta son los dominios en el ámbito económico, que ya se encuentran dominados por los Yankees. Pero hay un factor por el que Rusia se seguirá sosteniendo, y por los que probablemente occidente seguirá en confrontación indirecta con las políticas de Rusia: China también representa un riesgo para el mayoritario dominio económico y político de occidente, y mientras el gigante asiático  crece a un ritmo exponencial, occidente se encuentra estancado y sumergiéndose cada vez más en una crisis sin precedentes. A este ritmo, China superara en unos años a los Estados Unidos; es bien sabido que China tiene relaciones diplomáticas relativamente  sanas con Rusia mientras que con los Estados Unidos se encuentra en tensiones constantes. Esto nos hace dudar de la seguridad de los países aliados en un futuro cercano. Definitivamente nos encontramos con un panorama mundial muy incierto, La Cámara Nacional de la Mujer, platico con jóvenes de 15 a 25 años y en esta comentaron las grandes ventajas que tienen al vivir en un país libre  y en donde su independencia y su libertad de “Expresión” así como sus “Derechos” son respetados.