Columnista invitada

Historia de los Reyes Magos

Esta noche llegaran los “Reyes Magos” Y con ellos miles de sonrisas ya esperan ilusionados y ansiosos este gran momento, ¿Pero sabemos como surge esta gran tradición en nuestro país? Y es que recordemos que el día 6 de enero México acostumbra celebrar la llegada de los Tres Reyes Magos, tradición cristiana que recuerda las escrituras Bíblicas de los sabios o astrónomos que siguieron la estrella de Belén para el nacimiento de su nuevo Rey. Los Tres sabios que venían del Oriente llevaron al niño Jesús regalos para su nacimiento: oro por ser rey, incienso por ser Dios, y mirra por ser hombre. (Símbolos de riqueza, adoración, sacrificio). Los cuales extendieron delante del Redentor.  Aunque la Biblia no hace referencia al número de magos ni a las características particulares de ellos, en el siglo VII, la Iglesia católica interpretó el homenaje al Niño Jesús como una manifestación a todo el mundo. De esta manera, su representación distingue tres razas distintas: Melchor  (Europa), Gaspar (Asia), Baltasar (África). Los Reyes Magos tienen unos 2.000 años de antigüedad. En contraste con la Historia de Papá Noél cuya costumbre se estableció en el siglo XIX y su imagen actual se la debe a la firma Coca-Cola. Como parte de las tradiciones en México, el homenaje a los Reyes Magos es una costumbre adoptada de los españoles, de que los niños reciban regalos de los Reyes Magos en la noche del 5 de enero. En México existe la costumbre de escribir cartas que se ponen junto a los zapatos, el árbol de Navidad o se atan con un cordón a un globo para lanzarlas al cielo. Esperando sean cumplidos sus sueños. Pero por desgracia esta tradición se ve empañada ya que hace algunos años, la tradición consistía en que los pequeños previamente escribían laboriosamente una carta para pedir a Melchor, Gaspar y Baltazar, los juguetes que quisieran recibir. Y en la víspera de la fiesta, dejaban junto a la ventana sus zapatos con un poquito de paja para dar de comer a los animales que traerían a los Santos Reyes. A la siguiente mañana, la paja había desaparecido, en cambio el calzado estaba colmado por la cantidad de juguetes. Llenos de curiosidad, los pequeños se levantaban muy temprano para gozar de la sorpresa de los obsequios. Sin embargo, tan bella costumbre se está perdiendo en este México contemporáneo. Pues los padres de hoy, ya se olvidaron del placer con que ellos usaron los juguetes mexicanos. Y ahora todos estos han sido cambiados por computadoras, tablets, celulares, así como juegos de videos.