Columnista invitada

"Fracking", fractura hidráulica

Con la reforma en materia energética que acaba de ser aprobada, se ha introducido un nuevo tipo de forma de extracción de gas no convencional que disparará la producción bruta de manera enorme, elevando a México como el cuarto líder en extracción de gas de este tipo en el mundo. Sin embargo, debe hacerse énfasis que esta estrategia no cuenta con todo el respaldo de ciertos sectores, principalmente ambientalistas, que alertan sobre el costo que pagaría la población por dicha estrategia. El Gobierno de los Estados Unidos, ya ha autorizado desde hace tiempo esta estrategia, que lo ha elevado como el mayor productor de gas, a pesar de que las consecuencias en estados. Han sido impactantes. Tan grande es este problema, que los países europeos, que podrían lograr su independencia energética al aplicar esta técnica, se han rehusado a llevarla a cabo por el daño que su población y ecosistema sufrirían. Veamos algunos de los problemas que acarrea la fracturación hidráulica. La fractura hidráulica requiere de 9 a 29 millones de litros de agua por cada pozo que sea perforado. En México, hablamos de miles de pozos. - La inevitable contaminación que ocurre mientras se extrae este gas, provoca daños en mantos acuíferos, contaminando el agua que llega hasta nuestras casas, habiendo casos documentados en los que se ha podido encender una flama en el agua que sale del grifo. Se usan diversa cantidad de químicos que según expertos, una vez llegados hasta nuestras casas por la contaminación de los mantos, pueden provocar cáncer, mutaciones, alergias, daños al sistema nervioso central y dañar al sistema endócrino. Se ha documentado de igual forma, el aumento de cantidad e intensidad gigantesca de terremotos en zonas donde hay fallas en las placas tectónicas, lo que podría provocar la destrucción de hogares, además de riesgos enormes en un país con una capital inestable hablando sísmicamente, donde habitan aproximadamente 14 millones de personas. Esto sin contar lugares lejanos, donde gente en condiciones precarias podría perder su patrimonio, CANADEM HIDALGO realizo una encuesta a personas de 15 a 65 años de edad sobre si conocían más sobre este tema y ninguna supo explicar en qué consistía el fracking o fractura hidráulica.