Columnista invitada

¿Estudias para ser rico, o para ser esclavo?

En la actualidad hemos visto como han surgido miles de ofertas educativas en todos los niveles desde preescolar, hasta el nivel superior y es que no cabe duda que esto se ha convertido en un excelente negocio para todos aquellos que se dedican a  ofertar la educación, pero por desgracia en nuestro país “México” La educación es lo que menos importa ya que la educación ha cambiado la visión del estudiante. Recordemos que en épocas pasadas la persona estudiaba pero a su vez también tenía que trabajar desde muy pequeño esto sin duda hacia que la persona que estudiaba le tomara más amor al estudio puesto que ahí se aprendía muchas cosas ya que en esa época era muy común por ejemplo que un niño de 9 o 10 años conociera perfectamente la Constitución Política, así como sus derechos que  eran muy útiles para defenderse en esos años de opresión de patrones y caciques.  Así mismo una persona que terminaba la primaria tenia tantos conocimientos que era de admirarse todo lo que se podía aprender en un aula, contrario a lo que hoy aprende un niño en ese nivel, y es que actualmente este escenario ha cambiado hoy la mayoría de las personas acuden a las escuelas por meros requisitos ya sea porque los padres, los jefes, o las leyes así se los exigen. Es tan lamentable ver como la mayoría de las  universidades están formando pensadores no libres, vemos como las religiones limitan a la ciencia contradiciendo lo que no es acorde a su fe, se dice que las universidades están estructuradas para formar buenas, “hormiguitas trabajadoras”; pero la realidad es que los auténticos seres humanos que piensan se tienen que formar solos, porque no les queda otra alternativa, no tienen a dónde acudir, por ello la importancia de los círculos sociales, rodearse de gente que realmente sabe, que aprendió por experiencia, y también la transmisión libre de la información. No te parece preocupante ver cómo millones de estudiantes universitarios desperdician su tiempo memorizando información para rendir un examen, sin ni siquiera tener la capacidad de comprender todo lo que intentan aprender. La Cámara Nacional de la Mujer realizo una encuesta a jóvenes estudiantes del nivel superior y todos comentaron la gran tarea que se les deja de lectura y el gran número de libros y antologías que estos tienen que comprar para que en su mayoría difícilmente se les revise sus trabajos “por la falta de tiempo” de los profesores lo cual  en ocasiones hace que se decepcionen y se desmotiven a la hora de querer continuar estudiando.