Columnista invitada

¡Drogas legales!

Se ha hablado mucho sobre la legalización de las drogas, particularmente la mariguana. Pero la sociedad mexicana es aún incapaz de debatir y afrontar las consecuencias del uso (y abuso) de sustancias legales, como el alcohol.Para los Mexicanos el consumir alcohol nunca ha sido problema ya que socialmente este “Habito” no está mal visto pues se encuentra dentro de las “Drogas legales” Permitiendo el consumo desde muy temprana edad. Y convirtiéndose en el principal problema de adicción en México ya que es bien sabido que más del 50% de la población en nuestro país ha consumido alcohol al menos antes de cumplir los 18 años. Recordemos que el problema con la manera de beber de algunas personas no es algo nuevo ya que “Para los mayas la ingesta de alcohol tenía que ver con una forma de desconexión, a diferencia de otras sociedades donde el consumo del alcohol, está asociado con hábitos de alimenticios por un lado y a la socialización por el otro”. “Creando un gran problema cultural en donde el alcohol se ha asociado siempre a diferentes aspectos de la socialización, vamos a tomar un trago, vamos a tomar para disfrutar” La Organización Mundial de la Salud, alerto en meses pasados que México es el país de América con los niveles más altos y peligrosos de consumo de alcohol por persona, duplicándose con respecto a la década anterior. Si existe una sustancia que se ha convertido altamente adictiva y mortal, ya sea porque se encuentra al alcance de las mayorías o por la misma aprobación que tiene socialmente, es el alcohol en sus diferentes presentaciones. En México, la adicción al alcohol ha traído consigo un aumento considerable de males directos e indirectos. De los primeros destacan todos los padecimientos y enfermedades que incluso pueden conducir a la muerte; de los indirectos, los llamados daños colaterales del consumo, destacan los decesos a consecuencia de los accidentes viales. La Cámara Nacional de la Mujer, realizo una encuesta a personas de 16 a 65 años de edad y todos aceptaron haber bebido en incontables ocasiones. El consumo de alcohol entre los jóvenes mexicanos es un problema silencioso, doloroso y con muchísimas aristas. Los debates planteados en torno a las drogas ilícitas, han borrado del mapa la reflexión social sobre lo que el consumo del alcohol va dejando a su paso, desde la adicción hasta el consumo irresponsable.