Columnista invitada

¡Cuidado! Puede ser una persona Toxica”

El hecho de denominar a una persona como “Tóxica supone que su comportamiento no sólo no es beneficioso para nadie, ni siquiera para él o para ella misma, sino que además causa malestar en las personas con las que se relaciona. Aunque existen diferentes tipos de personas “Tóxicas” se trata de una forma genérica de llamar a estos hombres y mujeres que nos aportan consecuencias negativas en nuestra relación con ellos. Las personas tóxicas siempre tienen algo que decir sobre lo que uno opina, nunca están de acuerdo con las ideas de los demás porque no les parecen suficientemente buenas o porque no son como las suyas. Tienden a menospreciar las opiniones y/o gustos de los demás por el simple hecho de ser diferentes de los suyos y suelen obstaculizar los avances de quien tienen al lado para evitar la innovación y la creatividad. Los especialistas afirman que la GENTE “TÓXICA” Son aquellos seres rapaces que perturban el bienestar ajeno y vampirizan al semejante. Existe ahora bien, lo que es “Toxico” Para unos puede ser perfectamente aceptado por otros… No obstante, si después de estar con alguien te sientes: Cansado, malhumorado, ignorado, tenso…O, por el contrario, te sientes aliviado cuando se va; quiere decir que estás con una persona tóxica. Y es que por desgracia podemos encontrarnos con personas tóxicas en nuestras relaciones de pareja, en nuestras amistades, en nuestra familia, en nuestros compañeros de trabajo, de clase, etc. Son personas que nos hacen la vida imposible porque son envidiosas y buscan hundir a los otros al no ser capaces de competir en cualidades con quienes les rodean. (Confucio decía que si uno se topa con gente buena, debe tratar de imitarla, y si uno se topa con gente mala, debe examinarse a sí mismo. Añade y caracteriza a la “Gente tóxica” Por su falta absoluta de empatía con el otro.  La Cámara Nacional de la Mujer realizo una encuesta a personas de 17 a 55 años  y en esta 8 de cada 10 personas comentaron que si han conocido “Personas toxicas” que siempre han demostrado su rencor, inconformidad, envidia etc. hacia las personas que les va bien, y que van creciendo tanto en su vida personal como profesional. Recordemos que los comportamientos destructivos son tolerados si aparecen de manera esporádica. Pero cuando se repiten con frecuencia contaminan las relaciones interpersonales