Columnista invitada

Bienvenido 2014

En próximos días estaremos concluyendo un año más y estaremos recibiendo al 2014. En la actualidad, la celebración de Año Nuevo es una de las principales en el mundo. Grandes eventos se realizan en las principales ciudades durante la Noche vieja, siendo acompañadas con los más grandes eventos de pirotecnia, pero sobre todo con la emoción de recibir un año más en el que se tiene puesta toda la esperanza de que  sera un mejor año que el pasado, y en donde se hacen miles de planes que se pretenden realizar durante el año venidero, Se dice que los humanos como cada inicio de año estamos siempre llenos de ilusiones, sueños y proyectos, pero como siempre, sólo se quedan en el intento. ¿Qué podemos hacer en esta ocasión para sacar el máximo provecho del año que se nos viene encima? Aunque estamos pasando por una época difícil a nivel mundial de crisis económica, política, social y hasta cultural, debemos realizar nuestro mejor esfuerzo por aprovechar todo lo bueno que la vida nos da, y explotar las oportunidades que tenemos para vivir y desarrollarnos. En otras palabras, hay que luchar por conseguir nuestros propósitos y esforzarnos por que no queden en una bonita idea. En nuestra vida siempre tenemos metas a corto y largo plazo, ya sea profesionales, familiares, culturales, recreativas etc. La mayoría de las veces hacemos poco por convertirlas en realidad. Se quedan en nuestra agenda como metas que “ojalá algún día se realicen”. Por supuesto que ahí guardaditas y anotadas nunca se cumplirán por sí solas. Y es que recordemos que cuando comienza un nuevo año el momento es propicio para reflexionar internamente sobre experiencias pasadas, situaciones presentes y el porvenir. Para aprender del pasado, disfrutar el presente y construir un futuro mejor. Si nos detenemos por un momento y hacemos una pausa para mirar hacia atrás, podremos darnos cuenta que nos encontramos exactamente donde nos han traído nuestras acciones pasadas. El ser humano construye su futuro día a día mediante sus pensamientos, palabras y acciones, y estas a su vez van moldeando el presente. El año nuevo, un momento para reflexionar, para atraer energías positivas, para buscar de ser mejores, para entregar nuestros buenos deseos a aquellas personas que más queremos, y ¿por qué no? También a quienes acabamos de conocer, y hasta a quienes se nos cruzan en el camino.Todos los que integramos CANADEM HIDALGO queremos enviarles un gran abrazo con todos nuestros mejores deseos que este año venidero este lleno de todo ese amor, paz, salud y trabajo. pero sobre todo buscando siempre la felicidad.