Taller Sie7e

Tres en uno

¿Tiene hijo, nieto o  sobrino  y desea iniciarlo en la lectura?  Comenzar es lo difícil. Aquí, tres títulos que pueden ayudar en su buen inicio de clases: 

1.- Una semana en Lugano, de Francisco Hinojosa. ¿Existe Lugano? Igual que Mogadar,  de Alberto Ruy Sánchez o Comala de Rulfo no existen físicamente o son diferentes a los sitios geográficos que conocemos, pero no importa, vamos a esas ciudades inventadas por el escritor. Lugano es un paraíso de vegetación y de mar.  Ahí hay un reino muy rico donde se celebra una competencia anual. Es un raly, un día te indican buscar una mariposa o una perla o hacer una escultura. Son retos diarios y el torneo dura una semana. No cualquier persona puede asistir, tienes que ser hijo de un rey, o como Pedro, que se parecía al hijo del rey y fue raptado para que compitiera y obtener los planos de una nave espacial. ¿Por qué no fue el hijo del rey? Una trampa inicial que finalmente se descubre. Pedro tendrá que enfrentarse a varios retos para lograr su objetivo. Igual que en “A golpe de Calcetín” o “La señora más mala del mundo” el desenlace es el esperado. 

2.- El té de tornillo del profesor Zíper. Autor, Juan Villoro. ¿A que sabrá un té de tornillo? Tenemos un tornillo para el té y salvar a un hermano. Viajar es sueño de mucha gente, visitar otros países, escalar montañas, conocer lo desconocido. En el texto exploraremos un lugar dónde no hay tiempo. Debemos ir a la isla de los inmortales para rescatar al hermano de Alex. Él sabe que el único que puede ayudarlo es el profesor Zíper, apasionado de la ciencia, y juntos se lanzan a esa aventura de acierto y error en sus inventos, mezclan pócimas para  entrar a otras épocas. Los acompañaran en su búsqueda un falso taxidermista, la pequeña azul y un cerdito. ¿Rescatarán al hermano que no envejece?

3.- Horas de Vuelo  de Eraclio Zepeda, Elevarse, desplegar las  alas y sentir el aire en el rostro. Surcar el cielo y no desprendernos de las letras ni de la tierra es lo que nos transmite este narrador mexicano. Seis cuentos que suceden en el sureste mexicano y que nos narran las historias de los artefactos que llegaron a Chiapas para volar: aviones, globos aerostáticos, hombres de plumas blancas… El texto es lúdico como el escritor, nos atrapa en sus historias, su lenguaje es poético, divertido e ingenioso. Vamos a conocer a  Don Chico, quien se propuso atravesar las montañas y dijo iba a volar y llegar al cielo, todos lo seguían en su sueño; escucharemos los pregoneros para un final inesperado riéndonos.