Taller Sie7e

A propósito de la violencia contra la mujer

¿Podremos evitar la violencia?  Hace poco leí un artículo sobre el abandono en que viven las mujeres  en los penales,  el porcentaje de visitas familiares que reciben las reclusas son muy bajos,  por el contrario a los hombres en prisión los procuran su mamá, su tía, la comadre, la esposa, la hija, la amante, la novia, sus hermanos y como en los pronósticos deportivos más lo que se acumule en la semana. ¿Qué tipo de sociedad nos refleja este hecho?  Existe la institución llamada Documentación y Estudios de Mujeres, A. C.(DEMAC), fundación que realiza  talleres  para presas que tienen valor para contar su historia, como una forma de liberar el mal momento y transformarlo en literatura, o simplemente un ejercicio de catarsis que ayude a sacar esa frustración o enojo tal vez con la vida. En el caso de las reclusas el fundamento es que las internas participantes tengan un acompañamiento en la liberación de su mente y de sus emociones mediante la palabra escrita. Aquí lo relaciono con una frase que viene en pequeños ensayos que editó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y dice “Lee este libro puede cambiar tu vida”.. Definitivamente, cada lectura modifica tu manera de estar y ser contigo mismo, así como escribir libera, la lectura transforma ambos procesos se pueden unir en una sola palabra: lectoescritura. Si realmente queremos impulsar un proyecto para ir desvaneciendo la violencia que en todos los sentidos nos acompaña a las mujeres, desde la frase de los automovilistas en las avenidas. como ¡Vieja tenías que ser!, hasta la competencia innecesaria  del varón que es director machista y ejerce toda su fuerza  anémica  a las mujeres, hasta hostigarles, y el abandono de las reclusas ese proyecto es sin duda promoviendo la lectoescritura. Benito Gámez afirma «está sonando la hora en que comencemos a concebir el proceso de lectoescritura como el eje energético sobre el cual deberá girar el destino evolutivo de la especie hacia una esperanza de mayor sensatez existencial» ejemplos son muchos, por eso el trabajo de DEMAC tiene más de treinta años realizándose, impulsando talleres de lectoescritura para erradicar en lo que se pueda la carga secular sobre los estereotipos de la mujer. Carpe diem.