Taller Sie7e

Del fuego nuevo

¿Ha sentido un hueco en sus adentros? Estas fechas curiosamente abren la nostalgia como herida profunda y no cesa a pesar de que los deseos de felicidad se expanden. Es extraño sentir que algo falta. Los contrastes se hacen presentes en muchos rincones. Casas que desbordan luces, risas, amor, y en las banquetas niños que piden un peso, no hay suficientes monedas para darles a tantos. Igual que  en el cuento  “Balada de Año Nuevo”, de Manuel Gutiérrez Nájera…   desde el título, el padre del modernismo, utiliza una canción romántica para dar paso a una tragedia. En la alcoba una familia pide por la salud de su bebé tan frágil y bello, sus amorosos padres no se han separado de su lecho y han comprado todos los regalos que les pidió, pero nada pueden hacer: «Clara muerde su pañuelo, los almohadones, el colchón de la cunita. Pablo se acerca. Es hora ya de que él también lo bese. Le toca su turno. Él es fuerte, él es hombre, él no llora. Y entretanto, el doctor, que se ha alejado, revuelve la tisana con la pequeña cucharilla de oro. ¿Qué es el sabio ante la muerte? La molécula de arena que va a cubrir con su oleaje el océano » Esta descripción hace sentir el contraste muerte-vida. Al final de la narración el bebé muere y el duque Job así termina su cuento: «Dos niños pasan riendo y cantando por la calle: ¡Mi año nuevo! ¡Mi año nuevo!»  ―Es evidente, el escritor nos obliga a reflexionar, no agregó ese final para decirnos que la vida sigue o tal vez sí. Hay una clara intensión de mover nuestros pensamientos para crear  conciencia. ¿ sobre de qué? La vida y la muerte, la riqueza y pobreza, la felicidad y la tristeza. Nosotros llenaremos ese espacio vacío, pero, después de leer, nadie quedará igual. Siempre hay algo que se nos mueve en nuestro interior. La lectura son llamas como las de los antiguos mexicanos que hacían su Ceremonia del Fuego Nuevo para purificarse, es luz que deja huella en tu memoria para no pasar por la vida así sin sentir. Es tiempo de lustrar el espíritu, nuestro país lo necesita. Crear conciencia de la grandeza  que poseemos ante la fragilidad de la vida. Pasen un Feliz Año.