¿Juicios orales? ¿Justicia alternativa? ¿Qué es eso?

Ha escuchado de los juicios orales? ¿Ha oído que en Jalisco se implementarán formas de mediación para evitar tanto juicio y llegar a arreglos? Pues seguramente sí. Pero, tal vez, Usted, como yo, no tenga ni idea de lo que todo esto significa. ¿De verdad estamos avanzando hacia una mejor impartición de justicia? Bueno, con el ánimo de que un experto nos explique qué es lo que realmente está ocurriendo, le pedí al Lic. Carlos Sepúlveda nos definiera estos conceptos. Carlos tiene más de 35 años en la enseñanza de materias jurídicas. Entiende de leyes, juicios, jueces y reformas. Y siente además una enorme pasión por estos temas.

¿Qué debemos esperar de la reforma que establece los juicios orales?

El objeto del nuevo sistema de justicia penal acusatorio, predominantemente oral, es hacer más ágiles los procesos penales, que los hechos se esclarezcan, que los delitos no queden impunes, la reparación efectiva de los daños y la protección de los derechos de las víctimas.

Debemos esperar que la justicia penal mejore. Los resultados los veremos a largo plazo. Las etapas del procedimiento serán más cortas, las audiencias de desahogo de pruebas y en la que se dicte sentencia serán públicas. Por lo tanto, la actuación de policías, fiscales, jueces y defensores deberá hacerse con profesionalismo, rigor científico, apego a la verdad, honestidad y sentido de justicia.

¿Qué piensas de los nuevos procesos de mediación en los juicios?

Los procesos de mediación son mecanismos que agilizan la resolución de conflictos y, al implicar la participación directa de las personas, se puede decir que son más "democráticos". Por lo tanto, es muy positivo que se impulse la justicia alternativa en todas sus modalidades.

Es curioso, muchos piensan que al establecer este tipo de procesos nos estamos modernizando, sin embargo, hace más de doscientos años, en la Constitución de Cádiz de 1812, se estableció que sería obligatoria la conciliación antes de que se iniciara un juicio civil. En materia penal exigía lo mismo para cierto tipo de delitos. Algo semejante se dispuso en la primera Constitución de Xalisco en 1824.

¿Por qué en México no se realiza la indemnización de los daños como ocurre en otros países? En el extranjero, cualquier daño a terceros debe pagarse.

Por la ausencia de un eficaz Estado de derecho. Las leyes sí prevén el pago de indemnizaciones cuando se producen daños a las cosas o a las personas, pero, en los hechos, esas disposiciones no se observan. Un hecho cotidiano, lo tenemos en los accidentes de unidades del transporte público. La ley de movilidad establece cantidades importantes de reparación del daño, pero los daños casi nunca se reparan o se paga muy poco a los afectados.

Sí, creo que las indemnizaciones por las vidas que han quitado, debían ser muy altas. Pero, ¿Por qué no hay justicia en México?

Históricamente en México la justicia judicial ha sido mala. Es cierto que tenemos el Juicio de Amparo y una estructura judicial federal impresionante, pero la justicia ordinaria es muy lenta, costosa, engorrosa, injusta, y en no pocas ocasiones, deshonesta.

La mayor parte de los juicios de amparo se promueven para impugnar resoluciones judiciales de tribunales estatales. Existen muchos estudios que exhiben los problemas de la justicia mexicana: falta de juzgados, exceso de trabajo, personal mal preparado, sistemas obsoletos, treinta y tres poderes judiciales y códigos diferentes, y lo más grave, prácticas corruptas.

¿En México la justicia se compra?

En algunos casos sí, por eso es común decir que la cárcel es para los pobres. El que las grandes empresas y las personas que pueden pagar abogados competentes evadan sanciones u obtengan beneficios, es, digamos, legal. El problema es cuando se trata de evitar el peso de la justicia a través de las influencias, amistades o por el pago de sobornos. Desgraciadamente son muchos los casos en que así ocurre y eso es una prueba de que en México, lamentablemente, la justicia se puede comprar con dinero o con poder.

¿Cómo funciona la institución que controla el trabajo de los jueces?

A casi veinte años que fue creado, se puede afirmar que el Consejo de la Judicatura no ha cumplido adecuadamente con la función de mejorar la administración de la justicia. Muy rápido se extravió en sus fines, se patrimonializó, se hizo coto de fracciones. Su costo ha sido elevadísimo y sus resultados escasos. Es una lástima que un órgano que nació "ciudadanizado" para contrarrestar el poder del Supremo Tribunal se haya convertido en un botín político y en una oficina de pagaduría.

¿Qué es un magistrado? ¿Por qué gana tanto? ¿Merece su sueldo?

Los magistrados revisan las resoluciones de los jueces. Se supone que esa debería ser la última instancia, pero en México a través del Juicio de Amparo es como se resuelven en definitiva los asuntos judiciales. Lo que demuestra el fracaso de nuestro federalismo judicial.

Los magistrados son los funcionarios mejor pagados porque que tienen una gran responsabilidad. Contribuyen a garantizar la seguridad jurídica de la sociedad.

Hace veinte años los magistrados ganaban ocho mil pesos mensuales, ahora ganan veinte veces más, el doble que los magistrados de España. Por lo tanto, están obligados a desempeñar sus funciones -como dice la Constitución- de una manera pronta, completa, imparcial y gratuita.