10 características del Mundial Brasil 2014

El mundial que terminó ayer tuvo varios aspectos que vale la pena recordar.

1. Sin duda, este fue el Mundial de los porteros. No recuerdo ningún otro campeonato del mundo en que los guardametas hayan tenido un papel tan destacado. El futbol moderno ha permitido que esta posición tenga un notable desarrollo y que los buenos porteros se conviertan en estrellas. Muchos medios elaboraron sus listas con los mejores, entre los que se encuentran el portero de las selecciones de Estados Unidos, México, Argentina, Costa Rica y Alemania.

2. Aunque muchos piensan que ganaron los de siempre, me parece que en este Mundial se acortaron las brechas entre las potencias futbolísticas y las selecciones que hasta ahora habían tenido papeles modestos. Sin duda, esto es resultado de la participación de jugadores latinoamericanos y africanos en los equipos europeos que les ha permitido alcanzar un mayor nivel de juego.  

3. Este Mundial rebasó a todos en el número de camisetas jaladas, en la agresividad de las entradas, en el permanente manoseo al contrario, en la patada dura. Me parece que los árbitros deberían sancionar en los primeros minutos de juego tales conductas para evitar que se despliegue más violencia. Esta tendencia debe ser preocupante, pues de no ser así, algunas tragedias están programadas.   

4. Este Mundial fue el del mal arbitraje. Algunos marcadores fueron resultado de decisiones erróneos de los silbantes. Las equivocaciones más evidentes fueron al marcar posiciones fuera de lugar y los faules. 

5.  Este Mundial fue también una sorpresa para los aficionados mexicanos que esperaban que la selección francamente iba hacer el ridículo. En el terreno de juego vimos un equipo motivado, disciplinado y técnicamente muy bien preparado.

6. Junto con este aspecto hay que mencionar que el Mundial tuvo en la persona de Miguel, El Piojo Herrera, al entrenador más carismático, que llamó la atención de muchos medios internacionales. En Alemania,  por ejemplo, le dedicaron todo un programa en horario estelar al entrenador “a quien nunca le importó mostrar sus emociones en la cancha”.

7. Otro factor que caracterizó al encuentro mundialista fue el fin de los llamados “estilos de juego”. En realidad, tanto el futbol brasileño como el holandés no mostraron fidelidad a su tradición. Desde luego que siguen existiendo tácticas y estrategias, pero ya no hay estilos definidos como existieron en el pasado. Ahora sólo hay equipos que juegan bien el futbol moderno y los que no.

8. Este Mundial no fue el Mundial de las estrellas. No existieron las grandes figuras. La pronta despedida de España y Portugal impidió que jugadores destacados, como Cristiano Ronaldo,  pudieran mostrar sus habilidades. Lo mismo puede decirse respecto a la lesión de Neymar. A Robben, el delantero del equipo holandés, le faltó un equipo que conociera su juego.

9. Sin duda, este Mundial pasará a la historia como el campeonato que registró derrotas importantes de dos equipos grandes. Una fue la de España contra Holanda en la fase eliminatoria (5-1). Y la otra, la de Brasil, ante Alemania, (7-1) que dejó al país anfitrión en un estado casi traumático.

10. Este Mundial ha sido también el más caro de la historia. Aunque las cifras varían según las fuentes, su costo fue aproximadamente de 14,000 millones de dólares. El costo del Mundial de Sudáfrica fue de 6,000 y el de Alemania, de 3,000. Estas cifras enojaron a los brasileños que en las semanas previas al inicio del campeonato manifestaron su protesta. Los ciudadanos se preguntaron si no hubiera sido una mejor inversión destinar este dinero a la educación y la salud.

El cuestionamiento social se acentuó, debido a que se construyeron estadios en sitios donde ni siquiera existen equipos que compitan en la primera Liga. Además, las autoridades deportivas insistieron en construir o remodelar doce estadios, mientras la FIFA sólo les pedía ocho. 

Me hubiera gustado decir algunas palabras en relación a los programas televisivos de análisis, pero esta vez no encontré nada que valiera la pena comentar. Sigo extrañando aquellos programas que hacían José Ramón Fernández y Andrés Bustamante durante los Mundiales, en que el análisis serio e imparcial del partido iba acompañado por secciones de humor inteligente. Además Joserra incluía siempre cápsulas culturales muy bien hechas, que mostraban aspectos del país anfitrión. Han existido intentos por seguir su escuela, pero sólo se ha logrado presentar imitaciones burdas y cómicos detestables.

 

Doctora en sociología, historia y psicología

por la Universidad de Freibourg, en Alemania