La Tremenda Corte

::Con el hígado

Parece que no entendemos que los temas de seguridad no pueden politizarse, y en Jalisco parece que la premisa es hacer lo contrario, primero al poner a políticos de responsables de los más altos cargos en la materia y segundo por meterse en un pleito en materia de coordinación policial, que es muy sencillo resolver. Los ayuntamientos son los responsables de la seguridad de sus habitantes, lo consagra la Constitución, para ello pueden trabajar coordinadamente entre ellos pues sus responsabilidades respecto a las del gobierno del estado son diferentes, y esto de la Agencia Metropolitana de Seguridad no tendría por qué volverse el circo en el que lo han convertido los alcaldes naranjas encabezados por Enrique Alfaro y las huestes del gobierno de Jalisco.

 

::Alineados

Además del berrinche por apurar la creación de la Agencia Metropolitana de Seguridad, antes de dejar el cargo para ir tras la gubernatura, a Alfaro le urgía acallar las voces que señalan un distanciamiento entre él y otros alcaldes cítricos y demostrar que todos marchan derechitos, por la misma vereda que marca su líder. Trascendió que hasta calculado fue citar a la prensa de “última hora” a su anuncio de unidad sobre este organismo municipal, cuando ya estaba cocinado el acuerdo desde el viernes pasado.

 

::Planchar más

Sin embargo, pese al tono del anuncio realizado ayer al mediodía, las dudas respecto a si los alcaldes se quedarán quietecitos prevalecen, pues todavía cuelgan varios meses para que Enrique deje eventualmente la administración tapatía, y varios temas álgidos por dejar ‘planchados’, incluido el de seguridad, donde no todos los municipios tienen buenas cuentas que dar ni igualdad de ‘armas’ con que hacer frente. Ni solos, ni con la metropolización, ni mucho menos sin el gobierno del estado, pues el amparo que da el 115 constitucional no significa libertinaje para actuar. Finalmente, quienes terminaremos pagando los platos rotos si todo sale mal seremos los ciudadanos. Al tiempo.

 

::Suspirante

El que no quita el dedo del renglón y dice que hará su luchita en el 2018 para lanzarse, tal vez a la alcaldía de Guadalajara, por las siglas del Partido Acción Nacional, es el ex procurador Tomás Coronado Olmos, quien por cierto es muy político al referirse al estado de cosas en que se encuentra la seguridad en Jalisco. Y aunque asume la postura de que “el que se va se calla”, claro pues sabe que la fiscalía no está en sus manos y que el pez por su propia boca muere, solo se ajusta a asegurar que las cosas no son como la mayoría de los habitantes lo quisieran. Así las cosas Tomás no deja de suspirar por el cargo por el que alguna vez quiso contender, aunque desafortunadamente para él, el grupo político con el que se le identifica no es en estos momentos el que mejores bonos tiene frente al panismo local.

***

Para escuchar…

 

La pregunta del día

¿Cree que una policía metropolitana mejorará la seguridad en la ciudad?

 

Envíe su comentario a internet.gdl@milenio.com, a @mileniojalisco en Twitter, y a mileniodiariojalisco en Facebook.Sus respuestas serán comentadas en Milenio radio.

 

Síguenos en:

Twitter: @mileniojalisco

Youtube: http://www.youtube.com/user/MilenioJalisco

Facebook: mileniodiariojalisco