Se dice en La grilla

:Que Enrique Peña Nieto regresó ayer a Tamaulipas y vino en plan generoso. Para empezar, el presidente de la República complació a todo aquel que le pidiera selfies, se dio vuelo tomándose antes y después del evento, y hasta él mismo agarraba los celulares para encuadrar la toma. Vino y entregó tres mil documentos de propiedad a igual número de familias de diversos municipios tamaulipecos, principalmente de Altamira, pero además anunció 20 mil más en las próximas semanas, de las cuales 18 mil se quedarán en esta ciudad industrial. Santa Claus se adelantó y la más feliz con eso probablemente es Griselda Carrillo.

:Que otro que andaba con una sonrisa de oreja a oreja era el director de API José Carlos Rodríguez Montemayor, servidor público muy cercano a Eugenio Hernández Flores, por la inyección, nada más y nada menos que de 5 mil millones de dólares al puerto de Altamira, para triplicar su capacidad. A tono con el plan generoso, la titular de Sedatu, Rosario Robles, le echó una florecita a Tamaulipas, al decir que tiene uno de los mejores sistemas del Registro Público de la Propiedad, a lo cual el gobernador Egidio Torre y al secretario del Trabajo y Asuntos Jurídicos, Rolando Guevara sonrieron, orgullosos.

:Que el tamaulipeco que recibió el trato más amistoso de parte del presidente Enrique Peña Nieto fue el diputado federal Alejandro Guevara Cobos, la última persona con la que el mandatario se tomó más tiempo para conversar cara a cara y en una atmósfera más personal, cuando se subía a su camioneta al terminar el evento.

:Que a diferencia de los legisladores federales como Paloma Guillén, Alejandro Guevara, Edgar Melhem y Esdras Romero que los sentaron en primera fila, los diputados locales también tuvieron su corralito, los arrinconaron en una esquina, sin que ello fuera obstáculo para tomarse la foto con el presidente. Olga Sosa hasta se subió a una silla para alcanzarlo, cuando Peña pasaba a un costado en dirección al presídium. Aunque están de licencia por cuestiones políticas electorales, Enrique de Hita y José Luis Ornelas, titulares de Desarrollo Económico de Altamira y Tampico no faltaron al evento presidencial.

:Que funcionarios de Ciudad Madero estuvieron incómodos porque fueron convocados a muy temprana hora en los terrenos de Criadores de Cebú en Altamira para la visita del Presidente Enrique Peña Nieto, ya que no podían llegar después de las 10:30 horas, a pesar de que la hora de arribo del mandatario de la nación era después de la una de la tarde. Al ser ésta una indicación, no les quedó más remedio que irse a tomar un poco de sol. Hasta los mismos panistas decidieron darse la vuelta, para que la gente los viera y el alcalde Mario Neri les pusiera una palomita de asistencia.