Se dice en La grilla


Que a las regidoras de Tampico Adriana Moses y Bárbara Illoldi, poco les importó la manifestación que un grupo de padres de familia realizó en la inauguración del nuevo edificio del Sistema Estatal de Seguridad Pública, pues mientras dichas personas se acercaron con el gobernador Egidio Torre Cantú a pedir su apoyo por los problemas que está causando una fuga de aguas negras en una primaria, las ediles se metieron, abrazaron al mandatario y le pidieron una foto. Ambas regidoras lograron el cometido, la gráfica del recuerdo, en tanto que los manifestantes se quedaron sin respuesta a su petición.

Que pocas veces aparecen en la zona sur los titulares de seguridad pública del estado, y ayer que se dio un evento de su rubro, tanto Rafael Lomelí como el procurador Ismael Quintanilla aprovecharon que los medios se centraron en el gobernador para salir huyendo y sin explicar los motivos por la lentitud del proceso de evaluación en los nuevos elementos policiacos.

Que el ex director del Centro de Salud en Ciudad Madero Ricardo Manzur Oudié, fue de los primeros en pasar a saludar a Egidio Torre en el evento que se efectuó en un hotel de Playa Miramar. Incluso, decían que ya tenía apartado el sitio. Además, el ex regidor Jorge Ruvalcaba y el ex diputado federal Gonzalo Alemán acudieron tras meses desaparecidos de la escena.

Que como “premio” por tener al Instituto de Transparencia de Tamaulipas como uno de los peor evaluados del país, Roberto Jaime Arreola Loperena podría repetir como presidente del organismo, esto traman los diputados, es uno de los temas que llevan de tarea para el segundo periodo ordinario de sesiones que inicia ya mañana miércoles.

Pero quien prácticamente se lava las manos es el presidente de la Diputación Permanente Ricardo Rodríguez, al decir que el Congreso “sólo” ratifica la propuesta que llega de más arriba. Así que al parecer, los legisladores seguirán haciéndose de la vista gorda cuando Tamaulipas vuelva a reprobar en transparencia.

Que se supo que los comentarios del regidor maderense Alberto Guerrero Vázquez de que “afortunadamente contamos con el asfalto donado para reparar los baches y hundimientos de las calles para un bacheo permanente”, fueron criticados por especialistas, quienes consideran que el presidente de la comisión de Obras Públicas mostró desconocimiento del tema.

Y es que la magnitud de los huecos no son baches, requieren de una obra de otras dimensiones técnicas, y a decir de ingenieros expertos, los trabajos que deben hacerse no corresponden al ayuntamiento sino a Comapa. Además, no todas las calles dañadas por estos profundos hundimientos son de asfalto, el concreto se debe reponer, de ahí que se piensa que el regidor no ha recorrido la ciudad para observar la problemática ni rendido un informe al respecto, pues opinó con ligereza de un tema tan delicado para el municipio y para la ciudadanía.