Se dice en La grilla

Que llama la atención que siempre son municipios pequeñitos los que según la Auditoría Superior del Estado, salen con cuentas mochas, mientras los que se llevan las rebanadas más grandes del pastel, manejan los recursos públicos pulcramente o por lo menos es lo que da a entender Miguel Salman, quien ayer “reveló” que hay un gasto de cien millones de pesos sin justificar, por parte de administraciones pasadas.

Y es que al preguntarle de qué casos se trata, se limitó a decir que el problema se focaliza principalmente en los municipios de González y Burgos, que no han atendido las observaciones. Estas poblaciones manejan presupuestos muy chicos en comparación con municipios como Nuevo Laredo, Matamoros, Reynosa, Victoria, Tampico, Madero y Altamira, cuyos ex alcaldes, al parecer hasta salieron con estrellita en las revisiones del organismo fiscalizador.

El diputado local por Madero, Erasmo González Robledo, presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior, tiene todo un reto en su encargo.

Que sorprendió que a muy temprana hora Honoria Mar Vargas tomó su cargo en la Oficina Fiscal de Ciudad Madero, sustituyendo a Camilo Paz Ojeda. El movimiento se dio este martes, donde el ex titular le explicó parte de las funciones y el trabajo que se está realizando en el recinto a la ex diputada local. Así, Honoria se une a la lista de diputados de la pasada legislatura que han encontrado acomodo en la función pública como Carlos Solís Gómez en Desarrollo Rural, Rosa María Muela en el Instituto de la Mujer estatal y Griselda Carrillo en el ayuntamiento de Altamira.

Que gran revuelo causó en todo el estado de Veracruz la declaración a medios de comunicación del secretario de Desarrollo Social, Alberto Silva, quien dijo que el programa Oportunidades cambiará de giro y atenderá solo proyectos productivos, con aumento de beneficiarios de un millón de mujeres de los 33 municipios prioritarios para combatir la pobreza, lo que motivó la reacción del diputado federal veracruzano Uriel Flores Aguayo, pidiendo que se ponga en orden al funcionario ya que solo es una propuesta y puede generar confusiones entre los probables beneficiados.

Que así como pasa con el boxeador Raúl Curiel, las autoridades de Tampico y Ciudad Madero quieren hacer suyo al futbolista Iván Ochoa, seleccionado nacional sub-17 y quien es la figura del equipo que logró ayer su pase a la final del Mundial de la categoría que se juega en Emiratos Árabes Unidos. Y es que en redes sociales destacan que el joven es tampiqueño, aunque los maderenses respondieron diciendo que el muchacho nació en dicho municipio. Sin duda que los logros deportivos, como ya sucedió en su momento con otros atletas destacados a nivel internacional, tratan de ser el escaparate perfecto para los funcionarios.