SE DICE EN LA GRILLA

:Que regresó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el Gabinete de Seguridad a Tamaulipas en donde, a diferencia de hace tres años que se anunció una estrategia de seguridad rimbombante, esta vez no hubo anuncio espectacular: no vendrán más elementos ni se enviarán más recursos económicos, se apretará en coordinación y en inteligencia. ¿Se reconoce que no había ni una ni otra? Por eso luego fallan las estrategias.

 

 

:Que luego de haberse quejado en días pasados de que no había sido invitada al encuentro con el secretario de Gobernación, ahí estuvo finalmente la alcaldesa de Reynosa Maki Ortiz, quien en la reunión con empresarios y organizaciones de la sociedad civil fue sentada en la esquinita de la primera fila, junto al comisionado Renato Sales y demás miembros del Gabinete de Seguridad. Por cierto, no se le vio en la junta de trabajo donde se evaluó la estrategia que se implementa desde hace tres años.

 

 

:Que la alcaldesa Magdalena Peraza y el SNTE organizaron el festejo a los maestros de Tampico en el Centro de Convenciones con una comida, baile y regalos. Por supuesto, la ausencia más notoria fue la de Ana Bertha Vázquez Hernández, que es la responsable del Centro Regional de Educación en Tampico y el enlace de la Secretaría de Educación de Tamaulipas con el municipio.

 

 

:Que en el mismo tenor, quien sí acompañó a la alcaldesa de Tampico y a los maestros fueron el rector del IEST, Abraham Cárdenas González; la diputada panista Carmen Tuñón Cossío; y el diputado panista por Altamira Ciro Hernández Arteaga, que prefiere acudir a los eventos de su amiga la maestra Magda que a los de su distrito en la urbe industrial.

 

 

:Que el beneficiado con el festejo a los maestros que realizaron en la Unidad Deportiva de Ciudad Madero fue el exregidor priista y líder de la asociación Frente Vanguardista que ha apoyado al mismo organismo político desde hace varios años, Juan Manuel Herrera Melo, pues siempre fue su negocio de banquetes el encargado de proveer alimentos a los presentes que se congregaron en el recinto. Se le vio coordinando para que el festín fuera un éxito. También dejó estacionada en la puerta trasera la camioneta con logos de su negocio.

 

 

:Que al municipio de Altamira le tomó siete meses determinar que había que denunciar a los responsables de la pasada administración que dejaron obras inconclusas por 3 millones de pesos, y a las que la actual le tuvo que invertir 1 millón de pesos para terminarlas. Hasta ayer, todos los directores implicados se reunieron para concertar lo conducente; tal parece que escucharon el mensaje del Ejecutivo estatal sobre que las omisiones también son causales de responsabilidades, aunque también los obligó la cada vez más cercana carrera electoral, el reclamo de los ciudadanos que quieren que caiga una cabeza, y la presunción de que hay un favorito para la candidatura a la alcaldía.