La ciudad vista por expertos

El punto ciego de lo Metropolitano

¿quis custodiet ipsos custodes? (¿Quién vigila a los vigilantes?) Décimo Junio Juvenal (Siglo I)

En la historia de la civilización siempre ha estado presente el ejercicio del poder. El poeta romano ya nos planteaba la pregunta ¿Y quién vigila a los vigilantes? Muchos años han transcurrido y muchos filósofos han disertado sobre ello. El problema es que, aun cuando hemos avanzado en las formas de gobierno, este tema tiene total vigencia en nuestra sociedad actual.

Dice Luis F. Aguilar que existe un punto ciego en la Administración Pública cuyo defecto cognoscitivo tiene consecuencias en la calidad y la eficacia del gobierno, puesto que la buena o mala dirección de la sociedad comienza con la buena o mala dirección de la administración pública.

Hablar de gobernanza es mostrar lo que ocurre en estos puntos ciegos. Es ampliar el ejercicio de la administración pública por encima de las acciones burocráticas. No se trata de restar poder o de limitar el ejercicio de la administración pública, se trata de abrirnos al conocimiento de la realidad a la que asistimos y con ello reconocer objetivos claros de política (eficacia) y calidad en el ejercicio de la misma (eficiencia) mediante acciones de exigencia ciudadana efectiva.

El día de hoy se reúne la Junta de Coordinación Metropolitana

Gran revuelo ha causado la publicación oficial del Estatuto Metropolitano para Guadalajara, y la consecuente creación del Instituto Metropolitano de Planeación, la pregunta que flota en el aire es ¿Cuándo nacerá la coordinación metropolitana? Al parecer nuestro conductor va en un gran tráiler pero de reversa, ahí donde los puntos ciegos son amplísimos. Muestra de ello es que su discusión está en otro lado. Que si el director lo pongo yo o que si es legal que lo imponga yo o que si los demás alcaldes deben ayudarme a que lo imponga yo.

Parece que el tema se resuelve hoy y, además, que el conductor y sus coequiperos no están dispuestos a oír consejos, (ya se sabe, es de sabios…) parece haber evidencias. ¡Esperamos, sinceramente, estar equivocados¡

CREANDO INSTITUCIONES, DESIGNANDO CONDUCTORES METROPOLITANOS

Desde hace tres años, en el diálogo con las autoridades metropolitanas, hemos coincidido en la importancia de institucionalizar mecanismos en los que el Instituto y el Consejo Ciudadano sean alternativas profesionales para la toma de decisiones metropolitanas, donde el peso técnico -y el desempeño de quienes sean nombrados- sean un apoyo a la administración pública, pero no secuestrada por los intereses partidarios. La Asamblea por la Gobernanza Metropolitana, reunida para este fin, ha propuesto una arquitectura apropiada para ello. Parece que finalmente la propuesta no ha sido discutida y que seguirá siendo inválida para lograr la Coordinación Metropolitana con democracia participativa: la ansiada Gobernanza Metropolitana.

Ahí también hemos propuesto un método para la selección de los encargados de estos Organismos Públicos Descentralizados, a fin de que cuenten con fuerza de argumentación, legitimidad y autonomía en sus propuestas.

El método de selección propuesto para seleccionar al Director tiene cuatro etapas e incluye el nombramiento de un Comité (15 miembros propuso la Asamblea), que tendría la responsabilidad de establecer las reglas para la presentación de candidaturas y emitir criterios de evaluación para que los interesados presenten sus “cartas credenciales”. Posterior a la identificación de una terna -de tres o más candidatos- la Junta continuaría con una segunda etapa de evaluación, en la que los seleccionados serían entrevistados, para, finalmente, designar al Director.

Muchos ajustes podrá hacer la Junta, muchas otras sugerencias se podrían agregar al método (la Asamblea discutió otras tantas). Sin embargo, hay que partir de que éste sería el inicio de un método que esperamos perdure y se vaya haciendo cada vez más eficaz.

La importancia, como se ha venido diciendo, es el proceso: una preselección abierta, criterios democráticos, de participación y de evaluación, claros para todos, en la medida que se permite y tome en cuenta la opinión de varios actores sociales y económicos y aunado a una elección legal, de conformidad con la norma. Cualquier director nombrado sobre este método tendrá la responsabilidad de actuar con apego a una nueva ética del servicio público, en la que los méritos personales y del procedimiento, serán el compromiso por lograr un buen desempeño. No deberle a alguien en particular, sino a todos los que contribuyeron al cambio de reglas puede ser el inicio de un buen desempeño para la coordinación metropolitana.

SERVICIO CIVIL DE CARRERA

Conducir la coordinación metropolitana requiere, sin lugar a dudas, de un gran equipo que, con empeño y profesionalismo, pueda dar vida a los diversos aspectos que la vida metropolitana implica. Este es uno de los tópicos más rescatables del Estatuto Metropolitano.

Pero el considerar que sea un servicio civil de carrera, supone liberar del arbitrio político-partidario la toma de decisiones. Dar autonomía y un perfil adecuado al Director del IMEPLAN permitiría que, quien sea que ahí quede, pueda cumplir con suficiencia el trabajo de la coordinación metropolitana a fin de bien sortear las vicisitudes de caminos tan escabrosos como los nuestros.

Hoy por hoy en el Estatuto no está considerado el director como parte del servicio civil de carrera.

LAS MATERIAS DE COORDINACIÓN

Lo que más nos preocupa son los puntos ciegos. ¿Acaso convendrá probar mayor nivel de profesionalización y de concurrencia de autoridades en los grandes temas de servicios urbanos e infraestructura metropolitanos? Claro que sí, pero los ejemplos no van en esa dirección. El SIAPA ha sido otro caso de discusión y creación del órgano de gobierno “en lo obscurito”.

El Instituto de la Movilidad tiene ocho de diez consejeros que son autoridades del gobierno del estado; excluyó la participación de autoridades federales como consejeros e incluyó a un representante del Consejo Consultivo de Movilidad y Transporte -en donde, entre otros, hay dos representantes sindicales- y ¡un representante¡ de la Comisión Metropolitana de Movilidad y Transporte, que nadie sabe exactamente qué es. ¿Realmente los que están responden a la lógica de una buena coordinación y concurrencia en la materia del transporte y la movilidad? Nosotros creemos que aún no.

Faltarían muchas materias, algunas como los servicios públicos y otros espacios de planeación, gestión e implementación estratégica; destaca el caso de la Infraestructura Metropolitana y su ente de financiamiento: el Fondo Metropolitano. Profesionalizar y darles proyección de largo plazo es lo que se podría lograr con nuevos métodos para integrar esos órganos.

Apenas arrancó nuestro vehículo y al parecer ya le dieron el primer golpe. Nadie se dio cuenta de que en reversa es donde son más peligrosos los puntos ciegos y no hay copiloto que vigile y oriente al conductor.

EN CON-TACTO

Cívitas, Taller por la Gobernanza cumplió un año y quiere por este medio agradecer la oportunidad y la confianza que MILENIO depositó en este grupo de “artesanos de la ciudad” para que cada quince días moldeara algunas ideas para construir juntos la ciudad. Mucho hemos discutido la frase “expertos opinan”, lejos estamos de reconocernos en ella, pero lo que sí reivindicamos es la gran satisfacción de que en cada artículo hacemos nuestro mejor esfuerzo colectivo por producir una pieza única, con el mejor “barro” que encontramos, en ocasiones, sabemos, con cincel y martillo, pero satisfechos por haber logrado cumplir este tiempo simbólico.

Cívitas: Taller de Gobernanza

civitas.taller@gmail.com 

twitter:@CivitasTaller 

facebook.com/CivitasTaller