La benemérita opina

5 de febrero de 1917

Hoy, se cumplen 99 años de la promulgación de nuestra actual Norma Rectora, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), la cual inició sus trabajos, después del discurso de apertura de Venustiano Carranza Garza; quien a su vez, envió el proyecto para su discusión, basado en la Constitución de la República Mexicana del 5 de febrero de 1857, también pronunciada en la ciudad de Querétaro, con el mismo espíritu liberal; por ello, se eligió el mismo lugar y fecha para el pronunciamiento histórico de nuestra Norma Rectora.

Ambos Congresos Constituyentes, el de 1856 a 1857 y el de 1916 a 1917, estuvieron presididos por dos jaliscienses: el presidente honorífico del Congreso del Siglo XIX, fue José María Valentín Gómez Farías y el del siglo pasado, Luis Manuel Rojas Arreola. En el Congreso de 1916 a 1917, se integraron 218 diputados constituyentes, que representaron a 29 entes federados, el contingente mayoritario fue el de Jalisco con 21 congresistas.

La CPEUM de 1917, fue producto de la primer Revolución del pueblo en el planeta; de ahí, los artículos específicos para la raza en general, el tercero: educación para todos; el 27: la propiedad de los recursos de nuestro territorio, es de la Nación, es decir, de todos, para el beneficio del pueblo y el 123: condiciones justas para los trabajadores. Todos estos ideales, proyectos, planes y propuestas, al día de hoy, no las hemos cumplido; es más, muchos piensan que los ideales de la Revolución de México de 1910, han sido traicionados con tantas reformas a nuestra Norma Rectora (Cfr. Covarrubias Dueñas, José de Jesús: Historia de la Constitución Política de México. Siglos XX y XXI, Porrúa, segunda edición, México, 2010).

Desde 1921 a la fecha, se han emitido cerca de 180 decretos que modifican los artículos de la CPEUM; desde la promulgación de la CPEUM a la fecha, hemos tenido 21 presidentes, desde Venustiano Carranza Garza hasta Enrique Peña Nieto. . Así, a partir de la promulgación de la CPEUM de 1917, hemos tenido 21 Presidentes de la República; en 99 años, se han publicado cerca de 200 DOF con dichas reformas provenientes de casi 210 decretos del Congreso Federal y que reformaron más de 630 artículos de nuestra CPEUM.

Dentro de los artículos más modificados, son el 73, que se refiere a las facultades del Congreso Federal, con 65 cambios; el artículo 123, del trabajo y la previsión social, cuenta con 23 reformas; el artículo 27, que se refiere a que lo que se encuentre dentro de nuestro territorio es de la Nación, recursos inalienables, suma 18 modificaciones; el artículo 74, facultades exclusivas de la Cámara de Diputados Federal, tiene 16 cambios; el artículo 107, relativo al Juicio de Amparo, cuenta con quince variaciones; el artículo 115, referente al Municipio, se ha adicionado o cambiado en 14 ocasiones; el artículo 4, que toca cerca de once derechos constitucionales, así como el artículo 76, que regula las facultades exclusivas de la Cámara de Senadores, cuentan, cada uno, con trece reformas; el artículo 79, que alude al ente fiscalizador de la Federación o Auditoría Superior de la Federación, cuenta con doce reformas; el artículo 94, que señala la integración del Poder Judicial de la Federación, suma doce reformas; el artículo 105, las acciones de inconstitucionalidad y las controversias constitucionales, se ha reformado en 11 ocasiones; el artículo 116, que señala a los Estados de la Federación, suma once modificaciones; el artículo 122, relativo al Distrito Federal, que se está cambiando a Estado de la Ciudad de México, ha variado en 11 momentos, de manera principal.

En cuanto a las reformas o cambios a la Constitución o Norma Rectora, podemos señalar que existen aspectos positivos y cuestiones negativas. Como reformas positivas, tenemos la ampliación de la cobertura educativa de primaria hasta el bachillerato; el reconocimiento de la igualdad entre las mujeres y los hombres, la ciudadanía de las mujeres y sus derechos políticos y electorales; sin embargo, se han hecho reformas que dañan, tergiversan o desnaturalizan lo que es nuestra Norma Rectora, su razón de ser y sobre todo, los valores, principios e intereses de la Revolución de México de 1910 y los debates del Congreso Constituyente de 1916 a 1917, donde participaron grandes personajes, sabios y sobre todo, gentes que quería a México y lo mejor para el pueblo de nuestro país (Cfr. Covarrubias Dueñas, José de Jesús: Dos Siglos de Constitucionalismo en México, Porrúa, segunda edición, México, 2014).

Así, por ejemplo, el artículo 73 de la CPEUM, que se refiere a las atribuciones o facultades del Congreso de la Unión, modificado en cerca de 65 ocasiones; si analizamos dichos agregados, podemos advertir que se ha venido centralizando cada vez más el poder en los órganos que dependen de las estructuras que se encuentran en el Distrito Federal o Ciudad de México, lo cual nos conduce a que muchísimas decisiones trascendentes en todos los órdenes, en lo político, económico, cultural, jurídico y social, se toman cada vez por menos personas, lo cual trasgrede la soberanía del pueblo, establecida en el artículo 39 CPEUM, el federalismo, señalado en el artículo 40 CPEUM y una cuestión muy grave que se expresó en los debates del Congreso Constituyente de 1916 a 1917, que la libertad política, depende de la libertad económica, que esto aplica a las personas como a las instituciones y a los Estados o países; no se concibe la libertad política sin la libertad económica, proclamadas en los artículos 3, con relación a los 25 y 26 de la propia CPEUM y que al día de hoy seguimos sin conseguir.

Por lo anterior, muchas personas, se han pronunciado por la necesidad de una nueva Constitución para México, lo cual, a un año del Centenario de nuestra amada Norma Rectora de 1917, debemos de analizar, por tanto, debemos leer nuestra Constitución de México (Cfr. Covarrubias Flores, Rafael: La Sociología Jurídica en México. Primera aproximación, Universidad de Guadalajara, segunda edición, Jalisco, México, 1998).

José de Jesús Covarrubias Dueñas