La benemérita opina

Respeto = Paz

En Guadalajara, Jalisco, México y en el planeta, siempre han existido formas, acciones, manifestaciones, expresiones, conductas y diversas maneras en que las personas han o hemos atentado contra los propios seres humanos, los seres vivos y el planeta mismo, lo cual implica faltarnos al respeto y lo que es peor, no entenderlo.

Ya el gran Benemérito de las Américas, Don Pablo Benito Juárez García, expresó que el pueblo y todos, respeten los derechos de todos… Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno, es la paz.

A lo largo de mi trayectoria como pobresor y en otros cargos en el Poder Judicial local y federal, en que he tenido el alto honor de servirle a la República, muchas personas me han preguntado y de manera muy seguida, sobre todo en los últimos años, el por qué existen tantos problemas, guerras, narcotráfico, secuestros, desaparecidos, fosas con miles de muertos, pleitos y demás crímenes de toda índole y una respuesta contundente es que no tenemos respeto, de que no nos respetamos a nosotros mismos ni a los demás, que a partir del respeto personal y hacia los demás, podríamos construir la paz, el orden y de ahí la gran preservación de los valores, principios e intereses más trascendentes que se tratan de cuidar en la Norma Rectora o Constitución.

En forma lamentable, muchos seres humanos, desde su más tierna edad, la infancia, son agredidos de muchas formas, las maneras en que nos agredimos las personas se han sofisticado, se han multiplicado y dejan efectos más perennes en el inconsciente personal y colectivo, la manipulación mediática es cada vez más feroz, busca penetrar en el cerebro y conducirlo hacia los mezquinos intereses materiales y económicos que dominan el planeta.

Por lo anterior, la pregunta es cómo podemos evitar el daño a nuestros hermanos que habitan el planeta, de qué manera debemos pensar, trabajar y organizarnos para que los mejores negocios no sean los de la muerte, los de la enajenación y la explotación de los seres humanos y de manera conjunta, la depredación del planeta.

Una vía es la de fomentar el respeto, suprimir los programas televisivos, las películas, los audiovisuales y todas las formas en que existe programación o propaganda en la que se difunde la violencia en todas sus formas, ya que la niñez las recibe y desde esa edad, penetra en el inconsciente, lo cual se convierte en un arma muy poderosa que se infiltra en todos los cerebros de los seres humanos y de ahí, se transforma en una idea social, lo cual nos lleva al aniquilamiento.

Por lo anterior, me parece que los grandes valores, principios e intereses expresados en nuestro artículo tercero constitucional o de nuestra Norma Rectora, debería ser cumplido en todas sus formas, como sabemos, se expresa que la educación en México deberá desarrollar de manera armónica e integral, todas las facultades del ser humano, fomentará el amor a la patria, a ser una persona solidaria, independiente y a tener un sentido de la justicia.

En el mismo sentido, señala que la educación será democrática, entendiendo a la democracia como una estructura política y jurídica, un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

También se establece que nuestra educción será nacional, para el aprovechamiento de nuestros recursos humanos y materiales, con el propósito de lograr nuestra independencia económica y de ahí la política. De igual manera, nuestra Constitución o Norma Rectora, señala que la educación deberá ser humanista y respetar la dignidad de todos los seres humanos, de la familia, de la sociedad y el pluriverso cultural del planeta.

La Constitución o Norma Rectora, señala que son obligaciones de los mexicanos, que asistan a la educación básica y a la media superior; asimismo, que reciban la instrucción cívica y militar en los ayuntamientos, para que sean aptos en los derechos ciudadanos y en la disciplina militar, formar parte de la Guardia Nacional para asegurar y defender la Independencia, el territorio, el honor, los derechos e intereses de la Patria, la tranquilidad y el orden interior.

Por lo anterior, lo que debemos fomentar en México y en el planeta es una educación en que todos nos respetemos, que no dañemos a otra persona lo que no queramos que se nos haga y en el respeto a los seres vivos en donde debemos incluir al planeta, ser vivo del cual dependemos. En conclusión, todos debemos protegernos y cuidarnos de manera recíproca, en particular, las autoridades de todos los niveles, así tendremos la mejor forma de propiciar y consolidar la paz, valor preciado que en México requerimos.  

JOSÉ DE JESÚS COVARRUBIAS DUEÑAS