La benemérita opina

Mente sana en cuerpo sano

Los griegos señalaban que mens sana in corpore sano = mente sana en cuerpo sano y cuerpo sano en mente sana; todo es un ente, íntegro, completo, que cuenta con elementos, los cuales forman una esencia, materia, ser, que es interdependiente entre sus partes y hacen una unidad indivisible, un todo con sus partes articuladas, la vida de las partes y del todo es una concepción integral.

Una persona, un ser vivo, depende de sus partes, las cuales deben estar sanas, trabajando en conjunto, estar en armonía unas con las otras, de eso depende el buen funcionamiento de órganos y cuerpo, el cuerpo no puede vivir sin los órganos y los órganos son interdependientes entre sí y en conjunto dan vida al cuerpo; por ello la idea de cuerpo sano y mente sana, así como mente sana en cuerpo sano, es entender los equilibrios y que las partes son vitales y esenciales para la vida del todo.

Lo anterior aplica al cuerpo humano, a todo ser vivo y para los que vivimos en grupos humanos, no se puede entender la vida en sociedad sin las personas, las familias, los barrios, las vecindades, los diversos conjuntos sociales como las escuelas, trabajadores, campesinos, profesionistas, servidores públicos, empresarios, comerciantes, industriales, amas de casa, mamá, papá, abuelitos, hijos, nietos, alumnos, profesores y en general, todos los elementos y personas que interactuamos, debemos estar en buenas condiciones de salud física y salud mental tanto en las personas, en lo particular, como en todos los que integran un cuerpo o grupo social, en lo general, lo cual es como siempre se ha dicho en el sentido de que una manzana podrida daña a las demás.

Así, en las interrelaciones humanas, si existen personas con problemas mentalespueden afectar a otros y dañar la buena marcha del grupo social y la armonía de sus integrantes; una o varias personas que se encuentren mal de sus facultades mentales, son peligrosísimas para el ordeny la armonía social. En este sentido, un psicópata, un esquizofrénico o cualquier tipo dañado del cerebro, puede realizar acciones de intriga, procesos disociativos, confrontaciones, incendios, plagios, mutilaciones, homicidios, malestares sociales, frenar los avances de la gente y múltiples acciones perjudiciales sin la conciencia del respeto a los demás.

Por lo anterior, es menester promover el pleno desarrollo armónico e integral de las personas, la educación en México, debe tender a que todas las facultades del ser humano se desenvuelvan de manera general y equilibrada: mente sana en cuerpo sano. Con el proceso educativo se transmiten conocimientos, cultura, valores, principios e intereses, por tanto, el amor a la patria, a las personas, el respeto a sus derechos, la conciencia de la solidaridad, de la liberad, de la independencia y de la justicia, deben ser valores y principios indispensables en nuestra educación en todos sus niveles.

Un aspecto fundamental para el desarrollo armónico e integral de las personas, además de la alimentación y la salud, es el deporte; consideramos que el deporte debe ser parte fundamental de la educación y para lo que hemos comentado de mente sana en cuerpo sano; una sociedad o grupos humanos que practican el deporte, son personas sanas, equilibradas, que pueden desarrollar cualquier actividad mental, física, profesional y de cualquier índole, de la mejor manera.

De aquí que en nuestra Norma Rectora o constitución, se expresan, para todos, los derechos de alimentación, de salud, de educación y del deporte y la recreación; entonces, el deporte se debe practicar como necesidad vital del cuerpo, así como comemos o debemos alimentarnos, también, el cuerpo humano - dadas sus características naturales del sistema óseo, muscular, las articulaciones, el riego sanguíneo y demás funciones vitales- debe moverse, usar sus reflejos y todos sus elementos interdependientes, órganos y todas sus partes para integrar al gran ser y ente que es una persona; por tanto, hacer ejercicio es una necesidad vital, por lo que se convierte en un deber el hábito del ejercicio, un deber para todas las personas, las familias, el Estado y toda institución, el deber de promover el ejercicio, lo cual puede prevenir grandes males de salud.

En México una importante parte de su población tiene problemas de salud en diversos órdenes, físicamente, como diabetes desde la niñez, hipertensión, artritis y muchas enfermedades crónicas y degenerativas; así como las mentales, que en suma, el sector salud no cuenta con los recursos humanos para atender dichas necesidades y demandas sociales, entonces, desde hace quinientos años somos un pueblo con problemas de salud corporal y por tanto, mental.

Por lo anterior, en Guadalajara, en Jalisco y en México, así como en todo el planeta, debemos promover el deporte, como un excelente hábito en las personas para tener una mente sana en un cuerpo sano; aprovechamos la ocasión para felicitar a todos los deportistas, familias, mamás, papás, entrenadores, servidores públicos, trabajadores y todas las personas que contribuyeron en la formación y en la práctica del deporte y motivarlos para que Jalisco siga siendo, como lo ha sido siempre, cuna de campeones, la vanguardia de la República en todos los órdenes; pero debemos ser mejores en nuestra organización, más solidarios y trabajar en equipo.

Felicidades a quienes hicieron que Jalisco haya ganado su 16 olimpiada nacional de manera consecutiva y la 12 en cuando a los paraolímpicos, todavía con mayor merecimiento; por lo que debemos apoyar en todos los sentidos a los deportistas que nos dan un gran ejemplo, con su trabajo diario, su alimentación, transporte, ropa, tiempo, esfuerzo, sudor y amor a su familia, a Guadalajara, a Jalisco y a México, luchan todos los días por ser mejores como personas, como atletas y como ciudadanos.

Aquí se encuentra la semilla de gente con mente sana y con cuerpo sano, para poder tener familias sanas, barrios y vecindades sanas, municipios sanos, ciudades sanas, entes federados sanos, países sanos y un planeta sano; me parece que necesitamos invertir más en educación y en deportes que en armas, publicidad, malos alimentos y demás mercancías capitalistas que envenenan a nuestra niñez, juventud y población en general; tomemos el criterio de invertir en alimentación, educación y deporte como la mejor medicina para tener una sociedad sana; entre todos crear un círculo virtuoso para erradicar lo negativo ya que a grandes males, grandes remedios.

 

José de Jesús Covarrubias Dueñas