La benemérita opina

Generación de abogados León Aceves Fernández 1949 a 1954

La Benemérita Universidad de Guadalajara ha forjado en sus aulas a gente de mucho prestigio en todos los órdenes, ciencias, materias y profesiones.

Su raíz profunda es en la enseñanza del derecho, la que inició José Guadalupe Zuno Hernández, quien refunda nuestra alma máter, la Universidad de Guadalajara, estudió la carrera de abogado y obtiene dicho grado académico, así, iniciaron muchos universitarios y abogados su apostolado, servir gratis a dicha institución del pueblo, única que tenían y que hoy, sigue siendo la única, para muchos estudiantes de poder desarrollarse dentro del ámbito profesional.

Dentro de muchos de sus discípulos y de gente comprometida con la institución, se encontraba la generación 1948 a 1953, la cual decidió honrar a un compañero fallecido y se denomina Nafarrete Mejía; en dicho grupo se interrelacionaron, entre otros: Carlos Ramírez Ladewig, Eduardo Aviña Bátiz, Gustavo Naranjo Granda, Guillermo Cosío Vidaurri, Rafael Covarrubias Flores, González Gollaz, Jesús Ahumada Mercado, Calderón Zuno y en general, cerca de 45 integrantes, los cuales se siguen reuniendo y compartiendo los sagrados alimentos y su fraternidad, a esta generación, los maestros los apodaron como los políticos, a pesar de que había también intelectuales y juristas destacados.

Por ello, la generación 1949 a 1954, que tomaron el nombre del entonces director de la Facultad de Derecho: Don León Aceves Fernández, gran humanista, hombre sencillo, sabio, profesor de Amparo, de manera principal, muy querido y respetado por muchas generaciones de abogados, líder del clan Aceves Fernández y gente universitaria a todas luces.

Así, la Generación 1949 a 1954, la integraron, gente estudiosa, muy dedicada a la labor de juristas; por ello, para diferenciarla de la anterior, sus compañeros que los precedieron, les denominaron Los Supersabios, eran cerca de 25 compañeros, entre otros: José Guadalupe Covarrubias Ibarra, Adolfo Martínez López, María de la Luz Casillas, Luz Acero, Alicia Tackman, Reyes Rodolfo Flores Zaragoza, José Luis Lamadrid Souza, Antonio Basulto Ruiz, Laura Bermeo, Enrique Rodríguez Ontiveros, Antonio B+ayardo, Jaime Delgado, Mariano Hernández, Arteaga García, Jorge Ladewig, Mario Souza, Carlos Dueñas, Rejón Torres, Jorge Zárate y juristas muy destacados.

Esta generación León Aceves Fernández, ha dado grandes frutos a nuestra alma máter, la Universidad de Guadalajara; además de que sus integrantes se destacaron en muchísimas áreas de la profesión, de la docencia, en obra publicada, en la política, estadistas, ideólogos, como oradores de nivel internacional y como juristas reconocidos; tuvieron una gran idea, premiar a las mejores tesis de la carrera de derecho de la Benemérita Universidad de Guadalajara, labor que han venido realizando desde el año de 1968 hasta nuestros días.

Por ello, en mi calidad de Director de la Facultad de Derecho de la Universidad de Guadalajara, hace unos días, consulté al Señor Rector General, Maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, en el sentido de que dicha generación ameritaba un reconocimiento por parte de la Benemérita Institución de Jalisco, cuestión que el Rector General aprobó, de aplaudir tan noble labor de incentivar al talento de los estudiantes más destacados al hacer una tesis de alto nivel y dicho reconocimiento, fue entregado hace algunos días a dichos integrantes, los cuales agradecieron a nuestras autoridades universitarias dicho gesto.

Otra gran idea que tuvo la generación 1949 a 1953 León Aceves Fernández, fue la de que los estudiantes premiados cada año, se incorporan a dicha generación, como un miembro más de dicho contingente de juristas supersabios, siguiendo la línea marcada por sus talentosos fundadores y quienes han seguido obteniendo dicho premio. Debemos destacar, que todos los gastos, son erogados por los propios miembros de dicha generación, lo cual hace que dicha labor sean tan digna y merecedora del más alto reconocimiento institucional y social, dan a cambio de nada, sin esperar ningún óvolo, por ello, es una labor quijotesca y que los engrandece.

Por lo anterior, sugerimos que dicho reconocimiento se institucionalice, dicha propuesta se elevó al Consejo de Escuela en la Facultad de Derecho y esperamos que se siga fomentando la motivación a los jóvenes y talentosos estudiantes de Derecho de la Benemérita Universidad de Guadalajara.

De los premiados, se encuentran juristas que han destacado en todas las áreas de la profesión del derecho: magistrados, catedráticos, investigadores, litigantes, fundadores de asociaciones y barras de abogados a nivel nacional e internacional y excelentes abogados que han dado un gran prestigio y renombre a nuestra institución.

Por lo anterior, las nuevas generaciones de alumnos y de profesores, deben conocer, reconocer y seguir los pasos de estas personalidades, para seguir pensando y trabajando por una universidad del pueblo, comprometida con las necesidades y problemática que aqueja a nuestro pueblo, cada vez más miserable y explotado, sobre todo, en circunstancias donde las injusticias siguen creciendo, están multiplicándose y requerimos abogados con alto espíritu y enorme sensibilidad social, que cultiven la cultura de la paz, del respeto a cada persona y sobre todo, de cumplir y hacer cumplir la ley mirando siempre por el bienestar del pueblo, esa es la finalidad de nuestra institución y que estas generaciones ejemplares lo llevaron a cabo, y en la medida de sus posibilidades, lo siguen haciendo, con todo su esfuerzo y dedicación de por vida, felicidades a tan grandes universitarios, cuya ejemplo nos arrastra a seguir sirviendo a la sociedad mexicana.

Qué mejor manera de celebrar el 12 de octubre, la refundación de la Benemérita Universidad de Guadalajara, que recordando a los grandes fundadores, sus sucesores y los que siguen guardando los grandes valores, principios e intereses de esta institución que hace mucha falta en Guadalajara, Jalisco y en México.

José de Jesús Covarrubias Dueñas