La benemérita opina

Federalismo = estrategia de desarrollo

El Gobierno, las instituciones sociales y jurídicas se crearon para la salvaguarda de los sagrados derechos de las personas, en la solución de sus necesidades y problemática; de ahí lo señalado por el excelso Aristóteles en Política, de que las formas puras de gobierno miran hacia el bienestar general.

En nuestro país y en Jalisco, las Normas Rectoras o Constituciones, señalan que todas las personas que habitan estos maravillosos territorios, somos iguales; lo cual significa que los servicios de alimentación, salud, educación, deporte, recreación, cultura, empleo y demás derechos básicos que debe tener toda persona humana, deben ser efectivos, de tal manera, de que hasta el último hijo del pueblo, los reciba.

Lo anterior, fue uno de los planteamientos más trascendentes de las Constituciones federalistas y de Jalisco de 1917 y que siguen siendo tareas, premisas y retos actuales; compromisos que debemos atender entre todos.

Por lo anterior, en nuestra Norma Rectora o Constitución, se plantea que las instituciones en México, se crearon para el desarrollo armónico e integral de los seres humanos; para ello, se establece, como estrategia que los tres niveles de gobierno: Federal, de los entes federados y de los municipios, atiendan, cada uno, dentro del ámbito de sus competencias a las personas (artículos 1, 2, 3, 18, 21, 73, 89, 115, 116, 122, entre otros, de la Constitución de la República).

Desde el municipio, se puede iniciar la gran estrategia y labor de que las personas cuenten con la infraestructura propia, adecuada y pertinente, que les permita atender las necesidades y problemática que aqueja a la población, propiciar su desarrollo armónico e integral; el arraigo y cimentar polos de desarrollo en todos los aspectos, que redunden en un bienestar social.

El bienestar social, requiere de un mínimo de servicios al público o que las personas puedan recibir derechos fundamentales básicos, como son la alimentación, salud, educación y contar con fuentes de empleo; que les permita la satisfacción de las necesidades elementales y a partir de ello, ir mejorando, de manera paulatina, su calidad de vida.

La calidad de vida, se relaciona con desarrollar nuestra persona, en todas sus dimensiones y espectros, pero de una manera equilibrada en donde el alimento sea la mejor medicina y la mejor medicina, sea el alimento; en nutrir el cuerpo y el espíritu de la niñez y la juventud, con elementos útiles al desarrollo del cuerpo y de la inteligencia y en crear procesos educativos a través de los cuales se propicien mentes sanas; como decían los antiguos, mente sana en cuerpo sano (como lo señalaron Hipócrates y Juvenal, entre otros).

De un desarrollo armónico e integral del cuerpo humano, del cuerpo social y de las diversas estructuras, instituciones y entes, en todos los niveles, en todos los rincones, del Estado, de la República y del planeta, entonces, estaremos aplicando la esencia del Federalismo = estrategia de desarrollo armónico e integral, tanto para las personas, como para las estructuras sociales, así, se gobierna para todos.

JOSÉ DE JESÚS COVARRUBIAS DUEÑAS