La benemérita opina

Educación para la paz

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz es una organización impulsada por el profesor y Doctor William Soto Santiago, de Puerto Rico, quien es el embajador mundial de Activistas por la Paz, por tanto, pacifista y humanista, con el fin de que se eviten o erradiquen los conflictos armados en el planeta.

Se considera que a partir de 1945, han existido cerca de 250 conflictos armados y más de 120 millones de muertos en el planeta y se han venido acuñando los términos de genocidio, politicidio y otros conceptos con los cuales se quiere actualizar la categoría de lesa humanidad, lo cierto es que sigue habiendo muchos muertos en el planeta por cuestiones bélicas.

La idea del Doctor William Soto Santiago, se sintetiza en “Es mejor educar para prevenir, que juzgar para castigar”. Es entonces, que se debe educar a la raza en todos los aspectos, a partir de una educación de calidad, logrando entonces que se pueda mejorar la condición humana, si se inculcan en las personas los valores y principios de la paz, ya que el poder de la educación es grande y a partir de dicho proceso enseñanza aprendizaje, podemos construir un planeta con mayor justicia, tolerancia e inclusión.

De igual manera, se propone, considerando que los instrumentos internacionales con que se cuentan, como lo es la Convención para la prevención y sanción del delito de genocidio (1948) y a cincuenta años, el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (1998), son insuficientes e imperfectos, se deben incluir otros delitos dentro del ámbito internacional y trabajar en los ámbitos judicial, político, académico y social.

A partir de dicho contexto, dentro de la Benemérita Universidad de Guadalajara, se nos convocó a participar en los foros para la promoción de la Justicia para la Paz, asunto que nos parece de especial relevancia dado que nuestra institución educativa tiene como sus finalidades la promoción de los derechos de las personas, la cultura jurídica del respeto para todos(as) y los principios de la igualdad y la libertad en torno al gran valor de la justicia, entonces coincidimos en los valores, principios e intereses de la raza humana.

En dicho sentido, la Embajada Mundial de Activistas de Justicia para la Paz, realizó el Foro Jurídico Internacional, que se denominó: “Nuevas Propuestas para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio”, que se realizó en la Ciudad de México en días pasados, en el cual participaron juristas, académicos, investigadores y humanistas de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, El Salvador, España, Estados Unidos de América, Puerto Rico, Venezuela y nuestro amado y gran anfitrión, México. En dichas conferencias, se propuso la necesidad de que los marcos regulatorios internacionales en la protección de los derechos de las personas y en la defensa de la familia humana, sean más rígidos y que no se permita el genocidio en la faz del planeta.

Así, se planteó en la obra Los Derechos Planetarios, que postula que todos los seres humanos somos hermanos, desde el ADN y hasta la última gota de sangre, por tanto, debemos ayudarnos y no hacerle daño a ningún ser vivo, incluyendo al planeta.

También comentamos que se deben erradicar los grandes negocios en el planeta, que están depredando al globo espacial en que viajamos; por tanto, se debe evitar la fabricación de armas, el narcotráfico, la enajenación a través de los medios que manipulan a la opinión pública y la inducen a consumir productos nocivos para la salud, provocando cáncer, enfermedades crónicas y diversos males de salud pública, sin perder de vista que no hay dinero o presupuesto para atender a millones de enfermos que son el efecto de consumir porquerías del sistema capitalista, que dañan a muchos y enriquecen a pocos.

De aquí que sean bienvenidas las ideas y la cultura para la paz, principio que siempre hemos protegido los juristas y en especial, los de la Benemérita, de igual manera, nuestro apoyo y respeto a dichos activistas, con quienes nos sumamos a sus causas, sabedores de que existe un largo camino por recorrer.

De igual manera, felicitar a los medios que influyen en la opinión pública, que sean pacifistas, que no hagan apología de la violencia, porque es menester erradicar la violencia de la televisión, de la radio, del cine, de las telecomunicaciones o **The High Ways y por tanto, del ciberespacio.

En la Facultad de Derecho (DEJ/CUCSH), se ha actualizado el Plan de Estudios en ese sentido, dadas las reformas publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de 2008. Sobre todo, en el artículo 17 de la Constitución o Norma Rectora de la República, en el cual se establece, que existan diversas formas de resolver las controversias o problemas que se susciten entre las personas; por ello, estamos promoviendo lo que ha sido la sabiduría del pueblo: más vale un mal arreglo que un buen juicio.

Por lo anterior, es necesario que las personas cambiemos la actual cultura de la competencia, rivalidad, oposición, guerra, confrontación, pelea o cualquier forma de enfrentarnos, porque no hay ganadores, en especial, en México. Llevamos quinientos años peleándonos y los que siempre perdemos somos nosotros, nos atrasamos en la economía, en la política y quien siempre paga las consecuencia, es el pueblo; por ello, bienvenida la cultura de la paz y todos los pacifistas en el planeta, en la Benemérita, en Guadalajara, Jalisco y en México, tienen su casa.  

 

José de Jesús Covarrubias