La benemérita opina

Charlie Hebdo y su incongruencia constitucional

En la Constitución Francesa, nacen los principios de libertad,  igualdad y fraternidad y con ello, la libertad de credo, como lo acepta también nuestra Constitución Política Mexicana en su artículo:

 

 “ARTICULO 24.-Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política.”

 

En nuestro país es y ha sido reconocido internacionalmente, el pensamiento político de Don Benito Juárez :”Entre los hombres como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz” ahora bien, parafraseando a este liberal tenemos, que decir: que entre los credos, cultos, convicciones éticas, doctrinas y diversas religiones del mundo, el respeto a profesar cualquier culto, creencia religiosa, evita el enfrentamiento y ataques como en efecto está sucediendo recientemente y no basta pretender justificar esta violación con el hecho de invocar: el derecho de expresión, pues los limites de este, solo pueden llegar hasta donde empieza el derecho de los demás cultos o religiones.

 

Qué pasaría si se ridiculizara la imagen del Santo PAPA en países como Argentina y Costa Rica en donde sus constituciones sostienen el culto católico apostólico romano: 

LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ARGENTINA

Artículo 2°- El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano.

Artículo 14- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: De trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.

Constitución Política de la República de Costa Rica

Artículo 75.- La Religión Católica, Apostólica, Romana, es la del Estado, el cual contribuye a su mantenimiento, sin impedir el libre ejercicio en la República de otros cultos que no se opongan a la moral universal ni a las buenas costumbres.

El planteamiento de este problema, debe ser atendidos con  una nueva normatividad internacional que reglamenten y sancionen ejemplarmente, a quienes de manera irreverente se mofan, se burlan de seres humanos, que han consagrado en sus constituciones el derecho fundamental de la libertad de credo, de convicciones éticas y religiosas  y por lo tanto el respeto a esos cultos corresponde y obliga a toda la humanidad sobre todo si a la fecha no se ha sabido ni podido poner freno a estas rivalidades de conciencia éticas o religiosas. Por ello los excesos de la libertad de expresión deberán ser sancionados por el daño moral que causan y los conflictos o ataques que generan.

Por todo lo anterior se debe proponer: la extradición y entrega del causante, al pueblo ofendido para que lo sancione conforme  a las leyes vigentes en ese país.

Se propone también que el país al que pertenece el causante de ese exceso de expresión, indemnice el daño moral causado y haga cumplir al responsable, imponiendo la sanción correspondiente en la que desde luego debe participar organismos de justicia internacional, para seguir garantizando en beneficio de la humanidad,  la libertad de credo, culto, religión, etc.

 

Enrique Romero Amaya

Catedrático de la Benemérita Universidad de Guadalajara