La benemérita opina

Acta constitutiva de la federación 1824

El día 31 de enero de 1824, hace casi 192 años, se publicó el Acta Constitutiva de la Federación, base de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1824 y cuyos cimientos jurídicos, tuvieron mucho que ver con las grandes aportaciones de grandes pensadores de nuestra tierra, como Francisco Severo Maldonado y otros que fueron parte del Congreso Constituyente, como: Rafael Aldrete, José María Castro, José María Covarrubias, José de Jesús Huerta, Juan Cayetano Portugal, Juan de Dios Cañedo, José Ángel de la Sierra, José María Valentín Gómez Farías, José Miguel Ramírez y Juan José Romero y otro excelso, formado por estos lares, Miguel Ramos Arizpe.

El Congreso Constituyente, sesionó a partir del 7 de diciembre de 1823 y hasta el 31 de enero de 1824, durante 42 se efectuaron los debates; con personajes, además de los mencionados, como Ignacio Rayón de Michoacán; Servando Teresa de Mier, de Nuevo León; José Miguel Guridi y Alcocer, de Tlaxcala; Lorenzo de Zavala y Manuel Crescencio Rejón, de Yucatán y José Miguel Gordoa de Zacatecas, de un total de 94 ilustres mexicanos que siguen siendo referencia en la formación de nuestro constitucionalismo y Estado.

Debemos destacar, que la mayor parte de estos personajes eran liberales y que algunos formaron parte del Congreso de Cádiz, que se celebró desde el 24 de septiembre de 1810 hasta el 20 de septiembre de 1813, en 978 debates, dentro de los cuales defendieron sus ideas, mismas que luego se plasmaron en el federalismo mexicano.

Los principales puntos de debate, fueron la composición de la Nación Mexicana, donde el diputado por Jalisco, José María Covarrubias enfatizó en la necesidad de incorporar a nuestros hermanos de Guatemala; asimismo, otro asunto relevante, fueron los adjetivos de un México libre e independiente; íntimamente ligados a la soberanía; de ahí la definición de la República, representativa popular y federal.

Al hilo de o anterior y para unificar los diversos pueblos y regiones de la República, se consideró de vital importancia y trascendencia que los entes federados o Estados integrantes de la Nación Mexicana, también fueses independiente, libres y soberanos, cuestión que sigue permaneciendo hasta el día de hoy en el artículo 40 de la Norma Rectora o Constitución vigente.

Una vez definida la forma del Estado y del Gobierno, así como el régimen político en República Federal; se continuaron los debates en torno a configurar los tres poderes formales en legislativo, ejecutivo y judicial, tanto para la Federación como de los entes federados o Estados de la República, esquema que sigue vigente hasta nuestros días y que se basó en el paradigma de la primera República Federal en el planeta, los Estados Unidos de América (EUA), según la Constitución de Filadelfia de 17 de septiembre de 1787, adicionada durante 1790 a 1792 y que hasta la fecha, cuenta con 27 enmiendas.

Luego, se discutieron los requisitos para ser representante en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados Federal; después, las competencias del Congreso Federal; las atribuciones del Poder Ejecutivo de la Federación; los requisitos para integrar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el derecho de las personas o individuos para la tutela o que se les administre justicia.

Se continuó debatiendo el Poder Judicial de la Federación, el habeas corpus o las diversas garantías de seguridad jurídica de las personas o individuos dentro de los procesos judiciales; en especial, la obligación de la Nación de proteger los derechos del hombre y del ciudadano y su libertad de expresión, ligada a la libertad de imprenta.

En los últimos días, los debates fueron centrados a los asuntos de las competencias de la Federación y los entes federados o Estados; asimismo, a la cuestión de la seguridad pública; los cambios a los territorios de los Estados, dado que Colima era parte de Jalisco (Xalisco), las contribuciones y las formas de modificar la Norma Rectora o Constitución.

Así, el Acta Constitutiva de la Federación, se aprobó el día 31 de enero de 1824 y se estructuró con siete apartados, 26 secciones y 36 artículos: inició con su preámbulo; forma de gobierno y religión; división de poderes; poderes legislativo, ejecutivo y judicial de la Federación y luego de los Estados y las prevenciones generales (Cfr. Covarrubias Dueñas, José de Jesús: Dos Siglos de Constitucionalismo en México, Porrúa, México, 2014, segunda edición, pp. 404 y ss.).

Como se podrá apreciar, ya desde 1823, en Jalisco, se establecieron los antecedentes del federalismo, régimen político que es el que seguimos teniendo desde hace casi doscientos años y por diferencias estériles, tuvimos muchos años de guerras y peleas internas que nos han dividido, para continuar con las mismas ideas; nos matamos y dividimos, sin aportar nada.

Por eso, en este nuevo año, en un nuevo siglo y dentro de la era de un nuevo milenio; es necesario reflexionar en torno a construir entre todos un mejor espacio de vida; aceptarnos dentro de nuestras diferencias, unirnos en torno a un proyecto común: México, Jalisco y Guadalajara, en armonía al planeta y que sigamos pensando y trabajando, cada quien desde nuestro espacio para que nuestro proceso de perfeccionarnos hacia el ser mejores personas, tener una comunidad más humana y vivir en armonía a los demás seres vivos, al planeta y al cosmos (Cfr. Enciclopedia Política de México, Senado de la República, Instituto Belisario Domínguez, obra conmemorativa del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución Mexicana, México, 2010, tomo III: Normas Rectoras y Electorales, Siglos XIX - XXI– pp. 113 y ss.).

José de Jesús Covarrubias Dueñas