#ANDOMoreleando

Violencia de género y sociedad civil

Hace un par de días, platicando con un amigo le pregunté lo siguiente: ¿Para quién es más inseguro salir en la noche, para ti o para mí? Sin pensarlo dos veces, contestó que es peor salir para mí, por el hecho de ser mujer. Su respuesta me sacudió completamente, sólo por cuestiones de género, soy más propensa a ser víctima de violencia. 

Lo que me lleva a lo siguiente, vivimos en una sociedad diseñada por y para los hombres. Mujeres y niñas a lo largo y ancho del Estado de México, viven con el miedo constante de no regresar a sus casas después de sus jornadas escolares o laborales. Específicamente, esta entidad es el lugar más inseguro para ser mujer en todo el país, causado por roles de género arraigados en nuestra cultura desde hace varias generaciones. 

La violencia de género deriva de la ineficiencia de nuestro sistema de justicia: corrupción en los Ministerios Públicos, falta de herramientas en los equipos de investigación, así como el poco seguimiento de las denuncias realizadas. Por otro lado, las costumbres tradicionalistas de la sociedad mexiquense permiten los golpes, las amenazas y muchas veces la muerte de las mujeres. Sin embargo, la causa principal es la indiferencia: a pesar de saber que día con día alguna mujer es violentada, no hacemos nada. 

Pero, ¿por qué lo ignoramos?

¿Será porque las autoridades mexiquenses maquillan las cifras, ignoran a las víctimas y no existen soluciones oficiales? ¿Será por el miedo de afrontar la realidad? ¿O simplemente somos una sociedad egoísta? Sea cual sea la razón, tenemos que hacer algo por todas las mujeres víctimas de violencia en el estado y encontrar una solución. Esta problemática nos afecta directamente al atentar contra nuestro derecho a una vida libre de violencia.

Es necesario ver que las mujeres no representan el problema, sino que son parte de la solución. Si nuestras instituciones gubernamentales decidieron ignorar a nuestras mujeres, como ciudadanos tenemos que tomar control de nuestra seguridad. 

La ola de violencia en nuestro país nos ha enseñado que, las iniciativas ciudadanas dan pie al cambio de situaciones críticas como la de nuestro estado. La incidencia ciudadana, en ciudades como Tijuana y Juárez, nos demuestra que la presión de la sociedad civil es el primer paso para la solución. Es momento de voltear a ver los casos de éxito de la sociedad civil organizada, aprender de ellos y comenzar a transformar nuestro estado. 


Fb. Moreleando, de vuelta al centro / #andoMORELEANDO / @MoreleandoTRC