Remedios para el alma: el sazón tradicional

Sin duda, la gastronomía mexicana es un tesoro a la vista y al alcance de todos, que muchos hemos olvidado para entregarnos al deleite de pastas, hamburguesas y demás platillos de otros lugares; aunque nunca es tarde para remediar nuestros errores.

En el tiempo de dietas, el buen comer, evitar las grasas saturadas, comer en un buen bistro y más, podríamos deducir que la cocina tradicional se ha ido rezagando y ha sido desplazada; por ejemplo, un tamal y atole blanco por un yogurth  y barra de granola; o un (antes cotidiano) mole poblano con arroz rojo y pollo, por pechuga asada y ensalada verde.

Es verdad que somos lo que comemos, pero hay que colocar en una balanza lo que ingerimos, pues esos complementos de platillos con refrescos “si no, no saben bien”, deberemos eliminarlos, o sortearlos (un día si, una semana no,etc.).

Para remediar esos males del alma, aquellos que sólo se curan con un buen conejo al chile ancho, un pollo con xoconostle o una deliciosísima e inigualable rosca de elote, podrás asistir a la Segunda Feria de la Cocina Tradicional, pues las Cocineras Tradicionales de Guanajuato, te estarán esperando como Mamá: con un gran plato, bien servido y con ese guisado que te arranca el suspiro desde la primera cucharada.

Asistir a  estas Muestras o Ferias de Cocina Tradicional es simplemente regocijante, no se ustedes, pero yo había olvidado ese delicioso y terroso sabor de las acelgas preparadas como de antaño, con su jitomate y cebolla; o que me dicen del pollo al tequila, es una agasajo al paladar, o no me digan que ustedes preparan en sus hogares este platillo por lo menos una vez al mes.

En cualquier lugar podrás comprar una rosca de elote, pero la que preparan las Cocineras Tradicionales, es simplemente un manjar de maíz; en verdad, he probado muchas roscas de elote, pero como esa, ninguna.

En fin, el xoconostle, el nopal, el maíz, el conejo y por supuesto que el chile y el tequila, son algunos de los protagonistas de esta obra.

Las cocineras tradicionales son lideradas por la Chef Mónica Solís, quien con cada una, consulta y perfecciona aquel guiso que nos hace regresar en el tiempo, dando un resultado inigualable.

Si las tortitas de acelgas no son lo suyo, también podrá encontrar ancas de rana al tequila, lomo en salsa de pasilla y los postres de antaño como dulce de leche, ponte duro y algunos más.

En el tema de cocinas tradicionales, me encontré con un comentario que me llenó de alegría y me arrancó la carcajada de inmediato, fue del historiador y gastrónomo, José N. Iturriaga, quien escribió “La cultura del antojito” y estas fueron las palabras, que si  bien son ciertas, no las habíamos dicho con tanta claridad.

“Con estos temas muestro por qué la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la más alta autoridad del planeta en materia cultural, reconoce a la cocina tradicional mexicana, la de nuestras mamás y abuelas como Patrimonio Cultural de la Humanidad y no a la de los chefs de Polanco”.

Iturriaga tiene todo de razón, por eso, los invito a recordar el sazón de la abuela y mamá en la segunda Feria de la Cocina Tradicional, este sábado 7; si desea mas información, no dude en visitarnos www.livingandtravel.com.mx .

Si usted va, le encargo una rebanada de rosca de elote, que nunca es suficiente con la porción que me dan. ¡Que lo disfrute!

Karla@livingandtravel.com.mx - www.livingandtravel.com.mx- : @livingandtravel - Facebook: GuiaLivingAndTravel