Moreleando

“El centro de Torreón”, ¿un problema o una solución?

El centro histórico como en muchas otras ciudades es una pieza clave en el sistema urbano y como tal, ha estado sometido a diversos procesos de transformación y de reinvención de sí mismo a lo largo de los años; siendo éste un proceso natural por que el que la mayoría de las ciudades pasan. Sin embargo con el crecimiento de la ciudad, éstos cambios entraron en un proceso de degradación que no se había hecho evidente hasta hace poco.

Estos procesos generan problemas urbanos como son la presencia de amplios espacios centrales deteriorados o subutilizados; una parte de estas áreas centrales ha sido según esto, intervenida por el gobierno, pero la mayor parte del centro de Torreón contiene una gran cantidad de edifcios en diverso grado de abandono o subutilizado.

La recuperación de áreas urbanas centrales se presenta como una gran oportunidad de desarrollo para los inversionistas así como para los desarrolladores de proyectos. El mal uso de estas inversiones contrasta con la dinámica de crecimiento de las ciudades, que básicamente se concentra en la periferia o en la recuperación de algunos puntos de la ciudad.

El deterioro y subutilización de las áreas centrales sólo pueden abordarse por medio de una acción pública; es decir, una acción de iniciativa ciudadana, la cual llevará a un cambio por parte del gobierno. Uno de los mayores desafíos será que estos 2 ejes entren en coordinación y que los actores privados de desarrollo urbano (inversores inmobiliarios, propietarios, empresas, organizaciones de la sociedad civil y consumidores) esten en la misma sintonía para que pongan todo el suelo urbanizado disponible en su mejor y más productivo uso. 

En Torreón existen diferentes agrupaciones públicas y privadas que buscan no solo detener su deterioro, sino revertir los efectos que éste ha tenido. Así mismo, el centro, de buena o mala forma, sirve como laboratorio para experimentar con nuevas formas de actuación urbana. Se conjuga, y en ocasiones se aglutinan, complejas dinámicas tanto urbanas como sociales que al mismo tiempo se enfrentan con su revitalización y con el crecimiento de la ciudad. Para ello se tendrá que generar un entorno que atraiga familias y empresas a instalarse en áreas centrales desencadenando procesos de recuperación de inmuebles y desarrollo de terrenos baldíos. 


karin@faramalla.com