Apuntes Financieros

¿Seremos todos trabajadores temporales?

Para darnos una idea del futuro del trabajo, vale la pena ver lo que están haciendo empresas de tecnología como TaskRabbit y Uber, las cuales están revolucionando la manera en la que trabajadores prestan sus servicios. ¿Y cómo pinta dicho futuro? Complicado.

Gracias a internet, cada vez es más fácil conectar a quienes requieren de un servicio con las personas mejor capacitadas para brindarlo. Alguien que quiera contratar un carpintero para reparar un mueble o un cocinero para preparar una cena solo tiene que ingresar a la página de TaskRabbit y encontrará 30 mil taskers dispuestos a competir para realizar el trabajo. De igual manera, alguien que quiera un coche para llevarlo al aeropuerto solo tiene que abrir la aplicación de Uber en su teléfono celular y encontrará múltiples choferes dispuestos a hacerlo.

El común denominador de las personas que utilizan estas plataformas para trabajar es que no pertenecen a una empresa formal; todas operan como contratistas independientes, como empleados temporales. Trabajar así tiene sus beneficios, como flexibilidad e independencia. Un trabajador decide qué hacer, así como qué días y cuántas horas trabajar. Estas plataformas amplían significativamente las opciones laborales. Mientras que un carpintero o un chofer antes dependían de un grupo reducido de contactos para conseguir chamba, ahora, mediante esos mercados por internet, tienen a su alcance miles de clientes potenciales que buscan servicios como los que ofrecen.

Sin embargo, hay costos significativos. De la misma manera que estas plataformas le abren opciones de empleo a los trabajadores, también hacen lo propio con quienes los contratan. En lugar de depender de uno o dos carpinteros o choferes conocidos, con esos mercados laborales electrónicos se tiene acceso a miles de ellos en un clic. El riesgo, por supuesto, es que la mayor competencia afecte las percepciones de los contratistas. La incertidumbre es otro costo relevante. Mientras que un trabajo tradicional ofrece todo tipo de garantías (sueldo fijo, seguridad social, etcétera), uno temporal no.

El trabajo está evolucionando con la tecnología, y empresas como Uber y TaskRabbit están marcando la pauta. Al actuar como brokers laborales masivos están ampliando de manera importante el mercado de trabajadores temporales. Nada menos que Larry Page, cofundador de Google, ha pronosticado que éste es el futuro del trabajo. Para enfrentar la nueva realidad, los gobiernos tendrán que desvincular las prestaciones sociales de los trabajos tradicionales, como lo ha propuesto el CEEY.

juliose28@hotmail.com