Apuntes Financieros

Tiendas físicas vs. digitales

Ante la amenaza del comercio electrónico, las cadenas tradicionales de tiendas al menudeo están intentando entrar al mundo digital para competir. Les deseo suerte. La van a necesitar.

Como fue evidente con el Buen Fin, las tiendas físicas aún no sienten la magnitud del golpe digital. Se estima que las ventas de esta última edición se aproximen a 110 mil millones de pesos, un incremento de más de 20 por ciento con respecto al año pasado. Del total, solo una décima parte habrá sido por internet.

En Estados Unidos y en otros países el impacto del comercio electrónico es mucho mayor. Ya en 2016 las ventas en línea superaron a las ventas físicas en Black Friday, el día más importante de ventas en aquel país y un equivalente al Buen Fin. Para su edición 2017, la cual se realizará el próximo viernes, se espera que la tendencia hacia lo digital se acentúe.

En China, Alibaba, una empresa china similar a Amazon, rompió récord de ventas en el Día de los Solteros (también equivalente al Buen Fin), al generar ingresos por encima de 23 mil millones de dólares. Este es un monto cuatro veces superior a lo que se espera generar en total durante el Buen Fin.

No me cabe duda de que a México también lo va a arrasar la ola digital. Ya se empieza a sentir. De 2011 a la fecha, el porcentaje de las ventas digitales del total de las ventas al menudeo se ha cuadruplicado. Es verdad, la base continúa siendo muy pequeña. No obstante, para los próximos años se estima que el ritmo anual de crecimiento del comercio electrónico sea de 50 por ciento.

Esta tendencia debe tener muy preocupadas a las tiendas físicas. Prácticamente todas las grandes cadenas de autoservicio nacionales están impulsando alguna iniciativa digital. Walmex ha hecho un buen trabajo hasta el momento con su tienda de internet. Lo mismo Liverpool, el cual ofrece envíos gratis y recoge paquetes en sus tiendas físicas al ordenar por su página web. Sin embargo, hacer la transición de una tienda física tradicional a una que ofrece una plataforma electrónica de una manera exitosa es muy complicado.

Varias cadenas lo han intentado en EU y han fracasado. Ahí están los casos de JC Penney, Macy’s y Sears, entre otros, quienes han visto sus negocios sufrir por culpa del comercio electrónico. La realidad es que para las tiendas tradicionales es muy difícil cambiar. Sus habilidades, aquellas que las han hecho triunfar en el pasado, están enfocadas al mundo físico. Convertirse en campeones del mundo digital significa reinventarse y, de cierta forma, ir en contra de su propia naturaleza. Puede que algunas lo logren. Pero serán pocas.

juliose28@hotmail.com