Apuntes Financieros

No hay que sobrerregular 'fintech'

Pronto se dará a conocer la regulación del creciente sector fintech. El gobierno tiene que balancear, por un lado, la protección de los usuarios con, por el otro, la libertad de las empresas de servicios financieros digitales de innovar. Encontrar un justo medio es imposible, por lo que las autoridades deberán privilegiar un lado de la balanza. Ese lado debe ser el de la innovación.

Dada la noticia reciente del primer fraude en crowdfunding en México, esta recomendación parecería equivocada. Foodies, una empresa de comida a domicilio recién formada, utilizó a Fondeadora MX, una de esas plataformas de financiamiento por internet, para levantar capital. Tras recaudar cerca de un millón de pesos de casi 200 inversionistas, el fundador de Foodies al parecer se quedó con el dinero.

Otra noticia que podría interpretarse como una razón adicional para imponer una fuerte regulación al naciente sector fintech es el aumento en el número de fraudes en banca electrónica, los cuales se han casi triplicado en el último año.

La tentación evidente es que el gobierno, bajo el estandarte de la defensa del consumidor, imponga una serie de restricciones que sofoquen el crecimiento de ese necesario y emergente sector. Pero eso sería un grave error.

En el caso de crowdfunding, por ejemplo, una excesiva regulación podría frenar su desarrollo exponencial. Esas plataformas le han permitido a cientos de emprendedores financiar sus proyectos y a miles de inversionistas participar en ellos. Este es justo el tipo de iniciativas que necesitamos. No quiero menospreciar el daño sufrido por los defraudados de Foodies, pero invertir en startups es intrínsecamente riesgoso.

México tiene un enorme problema de falta de penetración financiera. Casi 60 por ciento de la población no tiene acceso al sistema financiero. Fintech podría contribuir mucho a resolver este problema con grandes beneficios para la economía. De acuerdo con la consultora McKinsey, los servicios financieros digitales podrían aportar 90 mil millones de dólares al PIB en 2025.

Me queda claro que hay áreas en las que la regulación debe ser estricta. Todo lo que tenga que ver con el ahorro de los mexicanos, por ejemplo, debe estar rigurosamente monitoreado. Sin embargo, otras áreas como pagos, créditos, inversiones y seguros digitales no tanto.

No dudo que muchos bancos e instituciones financieras tradicionales estén empujando por una fuerte regulación a fintech por la amenaza que representa. Espero que las autoridades se resistan. Sobrerregular haría más mal que bien.

juliose28@hotmail.com