Apuntes Financieros

¿No que no iba a haber rescate?

Desde que dejó de volar Mexicana de Aviación, hace cuatro años, el gobierno afirmó en numerosas ocasiones que no habría rescate. Supongo que de última hora cambió de opinión.

Cuando se habla de rescate, lo primero que viene a la mente son los accionistas. Que el gobierno rescate una empresa significa para muchos que rescate a sus accionistas. Pero este no siempre es el caso. Aunque no genera tanto ruido mediático, el gobierno en ocasiones interviene para rescatar a otros afectados por una quiebra, en particular a los trabajadores.

Este es precisamente el caso de Mexicana ahora que se decretó su quiebra. El gobierno, a través de Bancomext, está apoyando de manera específica, a expensas del erario y sin tener obligación legal alguna de hacerlo, a los trabajadores de la aerolínea. Esto, bajo mi entender, constituye un rescate.

Mexicana le debe más de mil millones de pesos a Bancomext. Como acreedor, al banco de desarrollo le tocaría cobrar en una quiebra detrás de los trabajadores: pasivos laborales se pagan primero que pasivos financieros en estos casos. Sin embargo, el crédito de Bancomext estaba garantizado por activos de la aerolínea (aviones), lo que le daba el derecho de recibir los recursos de la liquidación del colateral sin tener que compartirlos con los trabajadores.

En un gesto de generosidad ajena, Bancomext decidió transferir a los trabajadores de Mexicana cientos de millones de pesos que le correspondían. En palabras del propio director del banco: “estamos aportando nosotros los recursos que estaban en nuestras manos, en lugar de cobrarlos nosotros o el gobierno federal, los estamos aportando en beneficio de los trabajadores”. Me pregunto qué habrá querido decir con nosotros. Si los fondos le pertenecen a Bancomext, entonces son fondos públicos y, por lo tanto, le pertenecen a todos los mexicanos.

No cabe duda de que es una pena que más de 8 mil personas hayan perdido su empleo con la quiebra de lo que en su momento fuera la aerolínea más importante del país. Pero por más loable que sea la intención del banco al apoyar a los trabajadores, la realidad es que lo que está haciendo representa un rescate.

Quizá el gobierno sintió cierta responsabilidad de apoyar tras haber contribuido a prolongar el concurso mercantil de Mexicana en más de 3.5 veces lo que marca la ley. Como escribí la semana pasada, esta demora destruyó mucho valor, gran parte del cual pudieron haber capturado los trabajadores en la liquidación temprana de la empresa. Al final, contra lo dicho, hubo un rescate.

juliose28@hotmail.com