Apuntes Financieros

¿Cuánto durará el reinado de Apple?

Apple es la compañía más valiosa del mundo, supera por casi el doble a su más cercano perseguidor. ¿Lo seguirá siendo en cinco años? ¿Valdrán más sus acciones de lo que valen hoy? Sé que voy a estar en la minoría —los seguidores de Apple suelen ser casi fanáticos de su potencial—, pero yo lo dudo.

Hay razones de peso por las que Apple es hoy la empresa más valiosa. Sus productos —innovadores, elegantes y fáciles de usar— han creado segmentos de negocios que no existían y han conquistado a millones de usuarios.

Apple se ha convertido en una máquina de hacer dinero. En el primer trimestre del año registró las utilidades más altas de una empresa en la historia. Mayores a las de Microsoft, IBM, Intel y Facebook juntos. Su crecimiento ha sido exponencial, sobre todo desde la introducción del iPhone, su producto estrella. Desde 2007, cuando Apple vendió su primer iPhone, al día de hoy, su valor de mercado se ha multiplicado por siete.

Pero, ¿qué tan sostenible es este desempeño? La ley de los grandes números nos dice que será cada vez más difícil. Conforme una empresa aumenta de tamaño, sus posibilidades de crecer disminuyen. No es lo mismo crecer a un ritmo acelerado cuando una empresa es pequeña que cuando vende 200 mil millones de dólares, como es el caso de Apple.

Con un valor de mercado superior a 700 mil millones de dólares (el equivalente a 60 por ciento del PIB anual de México), incrementarlo se vuelve más complicado. Si sus acciones repitieran en el próximo lustro el desempeño que tuvieron en los últimos cinco años, Apple llegaría a valer casi el doble de lo que produce nuestro país en productos y servicios en un año.

La historia también está en su contra. Todo gigante corporativo, sin importar su poder, acaba cediendo su lugar a competidores más innovadores y ágiles. En tecnología, el espacio donde hoy reina Apple, los cambios son especialmente drásticos. No hay que olvidar que hace varios años la empresa estuvo a punto de quebrar y que fue gracias al regreso de Steve Jobs y a la introducción de nuevos productos, en particular del iPhone, que su suerte cambió. Tampoco hay que olvidar que el gigante corporativo que casi quiebra a Apple y que mantuvo por años el título de la empresa más valiosa del mundo es Microsoft, el cual hoy vale la mitad.

El iPhone ha sido tan exitoso que hoy genera la gran mayoría de las utilidades de Apple. Pero esta dependencia tiene un riesgo: si alguna otra empresa saca un nuevo producto que rompa paradigmas —como lo hizo Apple en su momento— su futuro puede estar en peligro.

juliose28@hotmail.com