Apuntes Financieros

Urge un cambio en los planes de estudios

Ahora que la reforma educativa parece estar encarrilada, es hora de apuntar esfuerzos a uno de los problemas más grandes del sistema educativo mexicano: el currículo. Desde primaria hasta universidad, el plan de estudios está en gran medida obsoleto en relación con los retos laborales de nuestros tiempos. Urge cambiarlo.

Con la entrada de Aurelio Nuño a la SEP, la renovada determinación del gobierno federal en hacer valer la ley educativa y confrontar a los maestros disidentes, y gracias a la presión de organizaciones ciudadanas como Mexicanos Primero, las posibilidades de una verdadera mejora en la educación nacional parecen reales.

Es fundamental mejorar la calidad de la educación, tal y como contempla la reforma educativa. De tener como prioridad hace unas décadas ampliar el acceso a la educación, el gobierno hace bien ahora en reenfocar sus esfuerzos a que la educación que se ofrece sea de buen nivel. Las últimas pruebas PISA hacen evidente la falta de calidad en nuestro sistema educativo.

Pero el aumento en la calidad tiene que venir acompañado necesariamente de un cambio en el currículo educativo. ¿De qué sirve enseñar mejor si lo que se enseña es poco relevante para preparar a los alumnos a enfrentar los retos profesionales que enfrentarán cuando ingresen al mercado laboral?

Muchos de los conceptos, e incluso de las materias, que forman parte del currículo en todos los niveles educativos no corresponden a la realidad profesional actual. Por ejemplo, en un mundo tecnificado, en el que cualquiera puede consultar Google para encontrar una fecha o el nombre de una batalla, la memoria deja de ser tan importante y habilidades como la estructura, el pensamiento crítico, la
capacidad analítica, la creatividad, la imaginación y la originalidad se vuelven más necesarias. ¿Por qué no, como he propuesto en el pasado, meter una materia para aprender a aprovechar Google?

En un dato alarmante, la OCDE reveló hace unos días que es más fácil para un mexicano sin secundaria encontrar un trabajo que para uno con carrera. Esto es algo totalmente contraintuitivo. Entre más estudios, debería ser más fácil obtener un empleo. ¿Qué está pasando? Una respuesta evidente es que lo que están aprendiendo los alumnos en el sistema educativo no les está sirviendo para entrar al mercado laboral. Está claro que las empresas no están buscando del todo lo que las universidades les están enseñando a los alumnos. El currículo educativo nacional tiene que adaptarse a las realidades del mundo moderno.


juliose28@hotmail.com