Apuntes Financieros

¿Piensa Nafin rescatar a los ahorradores de Ficrea?

Sí pensamos nosotros en apoyar”. Esto fue lo que declaró en una entrevista hace un par de días Jacques Rogozinski, director general de Nacional Financiera, en relación con Ficrea. ¿Qué tiene que hacer Nafin involucrándose en este caso? ¿Qué alcance tiene su apoyo? ¿Se estará preparando un rescate de los ahorradores? ¿Se está sentando un precedente de cómo va a actuar Nafin ante futuras quiebras de instituciones financieras?

En principio, Rogozinski habló de “apoyar” solo en la venta de activos de Ficrea para así obtener los mayores recursos posibles. Puede ser. Pero aun cuando este sea el caso y su involucramiento se limite a esta función, yo me pregunto, ¿para qué meterse? ¿Qué parte de su mandato público está siguiendo? Según entiendo, Nafin es una banca de desarrollo; esa es su responsabilidad. De lo que leí de su misión y de sus objetivos, en ningún lugar aparece apoyar a instituciones financieras quebradas a vender activos.

Pero más allá si entra o no en su mandato, el problema más grave que veo es que Nafin ya se metió al ruedo de Ficrea (mi impresión es que no por iniciativa propia), con las expectativas que esto puede generar entre los afectados. La presión para que su involucramiento se extienda por encima de asistir en la venta de activos será enorme. Rogozinski, durante la misma entrevista, comentó que Nafin ya “ha entrado al quite” para resolver problemas financieros en el pasado. No dudo que muchos interpreten —o quieran interpretar— estas palabras como una intención de rescatar a los ahorradores de Ficrea.

Es muy triste que miles de personas hayan perdido sus ahorros por el fraude de Ficrea. Es más que entendible que muchos están peleando por recuperarlos. Yo haría lo mismo. Sin embargo, como sostuve hace unas semanas en este espacio, el gobierno no debe intervenir. Las reglas del juego son claras. El gobierno responde por el dinero de los ahorradores hasta cierto monto; no más. No importa si se cometió un fraude o si el dinero se perdió por una mala administración. Tampoco importa si la institución financiera involucrada estaba supervisada por la CNBV.

Si, en efecto, Nafin acaba aportando recursos para rescatar ahorradores (recursos que obviamente provendrían del bolsillo de los contribuyentes), entonces se estarían reescribiendo las reglas del juego y creando un pésimo precedente. Si lo hace con Ficrea, la expectativa será que el gobierno asegure todo el capital de todos los ahorradores ante fraudes y quiebras de cualquier institución financiera; algo que obviamente sería prohibitivo en el futuro.

juliose28@hotmail.com