Apuntes Financieros

Dragon Mart: ¿medio ambiente o miedo a la competencia?

No han de estar muy contentos con nosotros los chinos. Primero se cancela la licitación del tren México-Querétaro después de haberse adjudicado a un consorcio encabezado por una empresa china y ahora se revoca en definitiva el permiso para construir el llamado Dragon Mart en Cancún.

Desde que se iniciaron las gestiones para abrirlo en 2011, Dragon Mart ha generado controversia. Industriales y comerciantes se opusieron de inmediato argumentando un posible comercio desleal. Políticos expresaron su rechazo por la posible pérdida de empleos mexicanos dada la anticipada llegada de miles de chinos al complejo industrial. Aun así, durante estos cuatro años, los tres niveles de gobierno dieron señales de que su construcción podía seguir adelante. Esto cambió la semana pasada cuando la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) decidió clausurar de manera definitiva el proyecto citando infracciones ambientales.

No tengo por qué dudar de la posición de la Profepa. Puedo creer que las supuestas faltas ecológicas cometidas por Dragon Mart le den la facultad legal de frenarlo de manera permanente. Sin embargo, me cuesta trabajo pensar que no existieron factores políticos en la decisión del gobierno federal.

Si se trata de infracciones ambientales, me pregunto si la Profepa está utilizando los mismos estrictos criterios para evaluar otros desarrollos. ¿Se está midiendo a todos con la misma vara? ¿Clausurará la Profepa próximamente otros proyectos o es Dragon Mart el único que merece esta sanción?

La reacción de empresarios y políticos también me parece ilustrativa. Como era de esperarse, muchos aplaudieron la decisión del gobierno aludiendo a que esquemas como el de Dragon Mart deterioran la planta productiva nacional y aumentan el desempleo. Pero, por lo menos de manera oficial, estos puntos no figuraron en la posición que tomó el gobierno. Su argumento fue exclusivamente el medio ambiente. ¿Será que había otros factores involucrados y que se utilizó el tema ecológico como medio para llegar a un objetivo más amplio, más político?

Lo cierto es que hubo mucha presión de diversos grupos de poder para impedir que Dragon Mart se estableciera en el país. No dudo que algunas de sus objeciones fueran válidas. No obstante, me da la impresión que podrían haberse solucionado y que en el fondo había un elemento de miedo de competir con los chinos; miedo que, en mi opinión, es infundado. Los mexicanos hemos probado una y otra vez que podemos no solo competir con los chinos, sino ganarles.

juliose28@hotmail.com