Apuntes Financieros

Comercio electrónico "vs." centros comerciales

Algo tiene que ceder. O la creciente importancia del comercio electrónico en nuestro país es un espejismo o al boom en la construcción de centros comerciales le espera una dolorosa sacudida.

Ambas tendencias no son compatibles. El comercio electrónico, o e-commerce, reduce la necesidad de tiendas físicas, como las que promueven los centros comerciales. Con un clic, ya sea en la computadora, la tableta o el smartphone, los consumidores pueden adquirir todo tipo de artículos. No hace falta visitar una tienda física. Las compras llegan a la puerta de la casa.

Además de la conveniencia, el e-commerce ofrece otras ventajas, como la capacidad de comparar precios y una casi ilimitada variedad de productos. Las tiendas físicas simplemente no pueden competir con esa oferta de valor.

En México el comercio electrónico ha tardado en despegar por distintas razones, incluida la desconfianza de los consumidores en usar tarjetas de crédito en la red. Pero las cosas están cambiando y cada vez más mexicanos se sienten cómodos al utilizar internet para hacer sus compras. En los últimos años el comercio electrónico ha crecido a un ritmo mucho más acelerado que el tradicional. Como referencia, el año pasado las ventas en línea superaron en más de 40 por ciento a las de 2012, una cifra de crecimiento muy superior al de la comercialización en tiendas físicas.

Ajenos quizá a esa tendencia, los desarrolladores de centros comerciales del país están construyendo a todo vapor. Y el auge de los llamados Fibra solo está incrementando el dinamismo. Hoy existen en el país casi 600 centros comerciales y este año se estima que se sumen otros 40.

Para darnos una idea de lo que puede traer el futuro, basta observar lo que está pasando en Estados Unidos, un país donde la asimilación del comercio electrónico está por delante de la de México. En EU las visitas de los consumidores a las tiendas físicas van para abajo. En todos los meses de los últimos dos años (con excepción de uno) dichas visitas cayeron 5 por ciento con relación a las del año anterior. Varias cadenas ya han comenzado a replantear sus estrategias de crecimiento y a reducir el número de aperturas de tiendas. Muchos centros comerciales están sufriendo.

Me queda claro que siempre habrá lugar para las tiendas físicas. A todos nos gusta salir de la casa y ver las cosas que queremos comprar en persona, pero la tendencia es contundente. Su relevancia irá en descenso para dar paso al e-commerce. En EU ya está en proceso una contracción. Veremos en cuánto tiempo se da en México.

juliose28@hotmail.com