Malos modos

Otros focos rojos

Dije hace unas semanas en este espacio que la cultura, que tantos buenos momentos compartidos propicia, suele ser también un agente de tensión, de conflicto y, al final, de ruptura para una pareja, y que por eso vale más estar atento a ciertas frases, expresiones aparentemente nimias, que pueden ser el síntoma de una enfermedad mucho más grave. “Focos rojos”, les llamé a esas frases que pueden salvarnos de una relación codependiente o algo peor si paramos oído en las primeras citas y actuamos en correspondencia. Espero del modo más humilde que el esfuerzo haya sido de utilidad para algunos de ustedes. Pero no es suficiente.

Me hace ver un lector que si tal cosa puede asegurarse de la literatura, el teatro o el cine, qué decir de la espiritualidad. Tiene toda la razón. Hoy abundan las religiosidades heterogéneas. Con su permiso, apunto ahora a esos terrenos, estimados amigos, con la advertencia tal vez innecesaria de que entiendo la religiosidad en un sentido amplio. Propongo, pues, otros focos rojos, con la súplica de que usen las redes sociales para extender esta lista hasta donde lo consideren apropiado y ayuden de ese modo a sus semejantes en peligro. Les recomiendo seriamente sacarle la vuelta a una cita si alguien les dice:

• ¿Sabes que los enemas purifican el cuerpo y el espíritu? Seguro piensas que el pulque es solo una bebida, pero lo que hacían los antiguos tlaxcaltecas después del temascal, que como sabes afloja los tejidos, era agarrar una hoja de maguey y…

• Ya sé que eres un escéptico, pero te lo voy a decir: desde que fui con el homeópata desaparecieron los síntomas de la clamidia.

• La telepatía no es exclusiva de los humanos.

• ¡Ay, qué pena contigo! No entiendo por qué me desmayé. Te juro que Cristian me hizo una lectura del iris antes de ponerme el ayuno.

• No, no yoga, bobito: ¡siddha yoga! Yo me siento como nueva después de repetir un canto durante dieciséis horas.

• Lo que hace daño son los químicos. ¿Sabes que el peyote tiene la misma estructura molecular que la materia gris?

• Pregúntale a cualquier arqueólogo: los sacerdotes aztecas hacían cirugía con las manos.

• Es injusto que acusen al gurú de abuso sexual. En la India, la sexualidad tiene un significado completamente distinto.

• ¿Por qué no me acompañas un día a danzar al Zócalo? Te vas a sorprender: es un verdadero renacimiento individual.

• Cuando vivía en San Francisco estaba clavadísima con la heroína. Entonces, descubrí el camino de Buda.

• ¿Sabes que lo del Holocausto es un invento? Te quiero invitar a un círculo de estudios.

• Bueno, exactamente un psiquiatra no, no es. Lo que pasa es que, como estudió antropología, pasó mucho tiempo en la sierra de Oaxaca y aprendió a usar los hongos con fines curativos.