Los que están mirando

Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo

Clasificada como una “enfermedad pegadiza e incurable”, por don Miguel de Cervantes Saavedra en El ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha, la poesía es producida no en virtud de un mero capricho placentero, sino a causa de una necesidad natural.

Es también “la comunicación de alguna experiencia nueva, o alguna interpretación nueva de lo ya conocido, o la expresión de algo que hemos experimentado para lo cual no hallamos palabras, que amplía nuestro conocimiento o depura nuestra sensibilidad”.

Así la poesía tiene un valor que no tienen las demás artes. Esto significa que a partir de la lengua del poeta y la de los suyos encontramos el sentir. Con ello se amplia y se perfecciona lo concerniente a la expresión. De allí que la poesía sea una manifestación de la diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio de la palabra, de la creatividad y de la innovación.

Cada año, el 21 de marzo, la UNESCO celebra el Día Mundial de la Poesía y nos invita a reflexionar sobre el poder del lenguaje poético y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona. De acuerdo con la decisión de la UNESCO, el principal objetivo de esta acción es apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética y dar la oportunidad a las lenguas amenazadas de ser un vehículo de comunicación artística en sus comunidades respectivas.

Por otra parte, este Día tiene como propósito promover la enseñanza de la poesía; fomentar la tradición oral de los recitales de poéticos; apoyar a las pequeñas editoriales; crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que no se considere una forma anticuada de arte, sino una vía de expresión que permite a las comunidades transmitir sus valores y fueros más internos y reafirmarse en su identidad; y restablecer el diálogo entre la poesía y las demás manifestaciones artísticas, como el teatro, la danza, la música y la pintura.

Habrá que revisar entonces, el Centenario del natalicio de Gonzalo Rojas poeta chileno; la célebre conferencia El clima poético de mi país de Alejandro Aura así como releer el poemario Cuando el alma sueña de Verónica Domínguez Vallejo, a veinte años de su publicación, y el Benito Juárez, tribuno de bronce de Francisco José Cabrera en latín y en español. Además conversar sobre La Trapa. Sociedad artística y literaria, a diez años de la publicación del libro de marras; sin olvidar, el charlar sobre los quince años de premios de literatura en la ciudad en el rubro poético derivado de los Juegos Florales del Tercer Milenio, los Premios de literatura León, los Juegos Florales a María niña y de paso el Premio Regional de literatura para Niños y lo que algunas universidades, como el Tec de Monterrey campus León y la Ibero, hacen y dejaron de hacer. Sin olvidar a los grupos independientes, algunos poetas sueltos y otros poetas en peligro de extinción, como que el esto escribe.

Pues bien, me despido con unos versos de José Ruiz Miranda poeta y orador leonés quien escribió en El poema de la vida, lo que ahora comparto para ustedes, los que bien miran, para celebrar este día: PRIMAVERA// Arriba: inmenso, brillante y puro/ el manto regio de limpio tul./ Abajo: el césped, las gayas flores,/ natura en plácida juventud;/ aguas que juegan y que murmuran/ y que retratan el cielo azul,/ y en el paisaje que se dilata/ ¡muchos aromas y mucha luz!//.