Mercados en perspectiva

¡Parece que la pesadilla terminó!

Parece que la pesadilla llegó a su fin. Al momento que le escribo, el mercado ha anticipado una victoria de Hillary Clinton, las bolsas cierran con alzas, el peso de nuevo se aprecia —incluso tocó niveles de 18.38 por dólar— y el ánimo es muy positivo en nuestro país; sin embargo, todo esto es preliminar y con base en sondeos, que todavía no nos pueden asegurar al 100 por ciento el triunfo demócrata. Pero quiero asumir que así será, ganó Hillary; qué bueno y qué positivo para el mundo, para EU y sobre todo para México; aunque habiendo concluido esta pesadilla, tengo que admitir que mucho de lo positivo de esta noticia radica en que no ganó el nefasto Donald Trump, más allá de las cualidades y fortalezas de la candidata demócrata. Falta ver cómo quedan integradas las cámaras y si además de la victoria presidencial se cuenta con mayoría o bien con un Congreso de oposición, lo cual no es del todo malo; un contrapeso republicano no es asunto que me preocupe. También falta ver si el lunático acepta el resultado electoral, reconoce su derrota y respeta las instituciones; no reconocer implica impugnar la elección y esto podría de nuevo traer mucho ruido y volatilidad que ya nadie quiere ver. De darse oficialmente el triunfo de la señora Clinton, creo que debemos recibirlo con moderación, ya que ella no tiene una varita mágica ni posee poderes especiales para mejorar drásticamente lo hecho en EU —que dicho sea de paso, en materia económica y financiera, Obama lo hizo muy bien—, y tampoco para mejorar sustancialmente la relación bilateral; pienso que la manera responsable de ver esta victoria es, por un lado, que no se nos haya complicado el escenario político y económico y, por otro, lo que ella nos puede ofrecer es simplemente continuidad. No nos generemos una falsa expectativa demasiado optimista, porque al final en algo tendrá que satisfacer a 100 millones de estadunidenses que no la quieren y que le están exigiendo cambios drásticos.

Estoy seguro que muchos tienen la inquietud de saber hasta dónde podría llegar el tipo de cambio después de esta buena noticia, yo creo que pudiera llegar a tocar niveles por debajo de 18.30 pesos por dólar, pero, como siempre, tiene que acompañarse de otra información y de otras variables. No se nos olvide que, de igual forma, somos muy sensibles al precio internacional del petróleo y que a finales de año muy probablemente la Fed suba las tasas de interés, lo cual también le aportará volatilidad al peso.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx