Mercados en perspectiva

La nutrida agenda financiera

Es de suma relevancia hablar de Argentina y del triunfo de Macri, resultado positivo para los mercados financieros que lo tenían a él como predilecto, por ser más amigable para los mismos; esta oposición es mucho más moderna y convergente con las prácticas de mercado y manejo de finanzas públicas actuales. Macri buscará la libre flotación del peso, un mercado abierto y libre en el que flote el peso argentino; para ello falta devaluar aún más, pero eventualmente entrará en equilibrio. También está en sus planes regresar al mercado de bonos y emitir deuda, después de 15 años de no hacerlo; lo anterior fue la consecuencia del no pago o default argentino.

En Europa el dato del PMI (Producción Manufacturera e Industrial) sale por arriba de lo esperado —nota económica positiva para la unión—; sin embargo, la inflación sigue muy por debajo de lo esperado, apenas alcanza cifras positivas. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, afirma que hará lo necesario para que haya inflación, y el 3 de diciembre viene un anuncio de ampliación de estímulos monetarios. Seguramente anunciará una extensión del "QE Europeo", mismo que inicialmente fue por 1.1 trillones de euros; con ello, la paridad euro vs dólar, que se encuentra en 1.06, puede bajar aún más e irse hacia 1.03. De darse dichos estímulos, esta liquidez adicional puede provocar una mayor alza en las acciones y bolsas europeas; hace sentido estar ahí, pero con cobertura cambiaria; es decir, comprar en Europa pero en dólar estadunidense.

No se pueden dejar de mencionar las recientes y lamentables amenazas de los terroristas de ISIS en Bélgica; esto provocará el cierre y cancelación de toda actividad en Bruselas durante días.

En cuanto al petróleo, hay una reunión el 5 de diciembre de la OPEP donde vuelven a surgir esperanzas de que los árabes accedan a recortar los niveles de producción, con la finalidad de que los precios ya toquen fondo e incluso puedan estabilizarse.

Cabe comentar que siguen surgiendo buenas noticias de nuestro país en este complicado contexto: el crecimiento del PIB de México en octubre salió en 2.6 por ciento anualizado, y podría haber sido de 3 por ciento si la minería no estuviera tan severamente afectada por la reducción de la producción de barriles de Pemex.

Ayer salió el dato de inflación en México, para poner la cifra anual en 2.27 por ciento, ya que el dato de la primera quincena de noviembre fue de 0.52 por ciento, incremento por debajo de lo esperado (0.73 por ciento).

Por otro lado, ayer también se publicó el crecimiento del PIB de Estados Unidos, 2.1 por ciento; por arriba del 1.5 por ciento que esperaba el mercado, lo que confirma cifras positivas para el actuar de la Reserva Federal. Por último, este viernes es el tradicional Black Friday, evento que marca el inicio de la temporada decembrina de compras; a éste le sigue el Ciber Monday. Ambos eventos son muy relevantes porque revelan el consumo, poder de compra y gasto de los estadunidenses en relación con los años anteriores. El Día de Acción de Gracias es el jueves, por lo cual los mercados estarán cerrados y bajos en volumen hacia el final de la semana.


info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx