Mercados en perspectiva

Es en junio o julio

La semana transcurre en un ambiente de nerviosismo y preocupación en torno a la decisión de la Reserva Federal; las bolsas, las monedas y las tasas de interés, muy afectadas por ese sentir.

El mercado piensa que la intervención de la Fed en junio es muy probable, ya que la probabilidad supera 30 por ciento; y en julio supera 50 por ciento. ¿Qué tiene que pasar para que esto ocurra en junio?

Que la revisión del dato del PIB del primer trimestre, mismo que salió en 0.5 por ciento, suba a niveles cercanos a 1 por ciento, cosa que puede ocurrir; de hecho se estima de manera inicial que supere 0.7 por ciento.

Asimismo, que la información relacionada con la construcción, consumo y confianza, consistentemente rebase expectativas, que  puede suceder, y finalmente que el dato del empleo que se dará a conocer el 3 de junio también esté por arriba de los 200 mil empleos creados en mayo; esto de igual forma, puede ocurrir.

Lo aquí expuesto, en palabras de la Fed, es lo que ellos pusieron como: “podría haber un aumento de tasa pronto, si la información económica lo justifica”.

Dicho lo anterior, es muy probable que la información económica lo justifique, aunque hay temas en el entorno global que podrían posponer el aumento de tasa.

Uno de estos tópicos es el Brexit, la posible salida de Gran Bretaña de la zona euro.

Es cierto que el banco central de EU, como tal, debería solo ver por los intereses de ese país, pero es de tal magnitud la repercusión del proceder de este banco en el mundo que sí considera eventos de relevancia global.

Por lo que toca a EU, la economía sigue bien y los datos conocidos de esta semana han sido sólidos: consumo y ventas de casas nuevas y existentes, todos por arriba de lo esperado.

Cada día están más cerca las elecciones en EU y el factor del candidato incómodo puede tener repercusiones en los mercados financieros; al día de hoy  la elección está empatada. Diversas encuestas ponen un empate técnico.

Los inventarios de petróleo bajaron esta semana y ponen a la mezcla mexicana por arriba de 40 dólares.

Esto último es una gran noticia y ayuda mucho tanto a las finanzas públicas como a Pemex. Ojalá y los precios siguieran en ascenso y permitieran al gobierno hacer coberturas que nos ayuden a cubrir el presupuesto del próximo año.

En el nivel actual del tipo de cambio no me extrañaría ver una intervención del Banco de México, mediante la venta de dólares o bien subiendo la tasa de referencia antes de la reunión de junio.

El banco central ya lo dijo abiertamente, que será seguidor de la Reserva Federal, al menos ese es el plan; sin embargo, la volatilidad financiera provocada por la posible alza de tasas, aunada a una posible baja de los precios del petróleo, podría llevarlo a actuar antes.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx