Mercados en perspectiva

OPEP, sin acuerdos; Europa va por más

Este jueves fue muy esperado por tener eventos de relevancia para los mercados financieros. Primero la OPEP, con una reunión en Viena que pretendía de nuevo (sin lograrlo) un acuerdo para congelar o reducir la producción de crudo; hoy la extracción de esos países se encuentra en niveles casi récord, en 33 millones de barriles diarios.

Ya lo habíamos comentado anteriormente, nuestra expectativa era muy baja en torno a que se pudiera producir un acuerdo positivo para el precio. El petróleo ha subido porque EU y Rusia han bajado su producción, pero los miembros de la OPEP están a tope, y además Irán e Irak —que recién se incorporan a la venta global— lo hacen con miras a seguir incrementando su participación; esta es una noticia negativa para México, pues habría ayudado mucho algún tipo de acuerdo que hubiera llevado a la mezcla mexicana a niveles de 60 dólares, pero no lo hubo.

Lo anterior habría sido sano para Pemex, para las deterioradas finanzas públicas del país y también para fijar nuestras coberturas petroleras de cara al presupuesto de ingresos 2017 en un nivel superior. Hay que recordar que una parte muy importante del presupuesto se fundamenta con base en el petróleo; me he cansado de decirlo, pero mientras no se atreva la clase política a hacer una verdadera reforma fiscal para que todos paguen, esta defectuosa y vulnerable estructura fiscal continuará.

Por otro lado, es importante comentar lo que ocurrió ayer en Europa en la reunión de su Banco Central, que decidió mantener las tasas de depósito en -0.40 por ciento, nótese que es negativo, cobran por guardar depósitos y devuelven menos que el capital nominal; con el QE (Quantitative Easing) que busca dentro de la política monetaria recomprar bonos copiando al exitoso programa que instauró EU de 2008 a 2014, para dotar de liquidez al mercado y reactivar la economía mejorando el gasto y buscando encender el círculo virtuoso económico.

Pues ahí sí hay nuevas noticias —comentó el banquero central Mario Draghi—, y es que a partir de junio inician las recompras por una porción de bonos corporativos. Lo que esto significa es que no solo le darán liquidez a aquellos que tengan deuda gubernamental, sino que se amplía para darle también a quienes tengan deuda corporativa; esperemos que con eso puedan empezar a ver frutos en materia inflacionaria.

Es este el principal objetivo y a la fecha no lo han logrado; la noticia es positiva para el mercado y debería dar confianza; esta mayor expansión monetaria puede, en un primer movimiento, devaluar aún más al euro. En materia de manufacturas y exportaciones, en esta semana China reportó cifras que gustaron al mercado.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx