Mercados en perspectiva

Fed, Banxico y México

Es la última semana del año en que intervienen de manera calendarizada las bancas centrales de Estados Unidos y de México; también es la última semana de mercados operando al tope y al mismo volumen, después bajan considerablemente el volumen y las noticias.

Por parte de la Fed, esperamos que hoy dé a conocer apenas su segundo incremento desde que empezaron las amenazas de alza; a las 13 horas deberíamos poder confirmar los segundos 25 puntos base, o 0.25 por ciento, para ubicar la tasa de referencia en 0.75 por ciento. Esto es lo que espera el mercado y lo que se está descontando, pero se podría sorprender con no subir la tasa, lo cual sería decepcionante; o bien con subir la tasa 0.50 por ciento, lo que aportaría muchísima volatilidad, depreciación del peso y de nuevo un impacto fuerte en los precios de los bonos. De darse el escenario de alza esperada, no se espera ruido en demasía o volatilidad.

Al Banco de México le tocará decidir —el jueves— el rumbo de la política monetaria, y lo que trae el consenso es un alza de 0.25 por ciento; puede parecer muy pequeño el movimiento, pero hay que recordar que nuestra tasa de referencia ya está en 5.25 por ciento y que nosotros hemos subido 225 puntos base en el mismo lapso en el que ellos solo lo han hecho 25 puntos. No descarto la posibilidad de que aumenten 50 puntos, pero el banco central debe administrar sus alzas en un entorno trumpista, en el que la Fed puede ser más agresiva en 2017 de aprobarse sus planes económicos y fiscales que detonarían mayor crecimiento, consumo e inflación; es por eso que la Fed, el año entrante, subiría por lo menos tres veces en 2017.

México la tiene complicada el siguiente año, continúa habiendo muchos temas que nos hacen ruido, aunado a las comprometidas finanzas públicas y al riesgo de baja de calificación. Pero no todo es malo, y quiero recordarle algunas buenas noticias recientes: en primer lugar los resultados de la licitación de la ronda 1.4 que mejoró por el doble la expectativa, además de que estas inversiones podrían atraer, a lo largo de los siguientes años, hasta 40 mil millones de dólares. Citibank anuncia inversiones para el año entrante, en tecnología, por 25 mil millones de pesos. Walmart invertirá en centros de distribución mil 300 millones de dólares. Reiteran Toyota y BMW que sí construirán sus plantas en México, y esos son otros 4 mil millones de dólares.

El panorama no es halagüeño, pero tampoco tétrico; México, si negocia bien el Tlcan, podría tener un año decente, y con la ayuda de la OPEP, que hoy ubica al petróleo arriba de 54 dólares (WTI), no pinta tan mal.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx

Es la última semana del año en que intervienen de maneracalendarizada las bancas centrales de Estados Unidos y de México; también es laúltima semana de mercados operando al tope y al mismo volumen, después bajanconsiderablemente el volumen y las noticias.

Por parte de la Fed, esperamos que hoy dé a conocerapenas su segundo incremento desde que empezaron las amenazas de alza; a las 13horas deberíamos poder confirmar los segundos 25 puntos base, o 0.25 porciento, para ubicar la tasa de referencia en 0.75 por ciento. Esto es lo queespera el mercado y lo que se está descontando, pero se podría sorprender conno subir la tasa, lo cual sería decepcionante; o bien con subir la tasa 0.50por ciento, lo que aportaría muchísima volatilidad, depreciación del peso y denuevo un impacto fuerte en los precios de los bonos. De darse el escenario dealza esperada, no se espera ruido en demasía o volatilidad.

Al Banco de México le tocará decidir el jueves el rumbo de la política monetaria, y lo que trae el consensoes un alza de 0.25 por ciento; puede parecer muy pequeño el movimiento, perohay que recordar que nuestra tasa de referencia ya está en 5.25 por ciento yque nosotros hemos subido 225 puntos base en el mismo lapso en el que ellossolo lo han hecho 25 puntos. No descarto la posibilidad de que aumenten 50puntos, pero el banco central debe administrar sus alzas en un entorno trumpista, en el que la Fed puede ser másagresiva en 2017 de aprobarse sus planes económicos y fiscales que detonaríanmayor crecimiento, consumo e inflación; es por eso que la Fed, el año entrante,subiría por lo menos tres veces en 2017.

México la tiene complicada el siguiente año, continúahabiendo muchos temas que nos hacen ruido, aunado a las comprometidas finanzaspúblicas y al riesgo de baja de calificación. Pero no todo es malo, y quierorecordarle algunas buenas noticias recientes: en primer lugar los resultados dela licitación de la ronda 1.4 que mejoró por el doble la expectativa, además deque estas inversiones podrían atraer, a lo largo de los siguientes años, hasta40 mil millones de dólares. Citibank anuncia inversiones para el año entrante,en tecnología, por 25 mil millones de pesos. Walmart invertirá en centros dedistribución mil 300 millones de dólares. Reiteran Toyota y BMW que síconstruirán sus plantas en México, y esos son otros 4 mil millones de dólares.

El panorama no eshalagüeño, pero tampoco tétrico; México, si negocia bien el Tlcan, podría tenerun año decente, y con la ayuda de la OPEP, que hoy ubica al petróleo arriba de54 dólares (WTI), no pinta tan mal.