Mercados en perspectiva

Continúa la buena racha

La racha de buenas noticias que comenté la semana pasada, en general, persiste de buena forma.

1. La Fed no subirá tasas en noviembre, esperando lo haga en su última junta del año, en diciembre; esto favorece a los mercados, al quitarle presión al peso mexicano y al Banco de México.

2. El precio del petróleo se mantiene por arriba de 50 dólares —el West Texas Intermediate—, lo que también contribuye a la estabilidad en los mercados, tipo de cambio y  finanzas públicas de nuestro país.

3. Clinton se afianza y amplía su ventaja ante el adverso escenario de un posible triunfo de Trump; este panorama es favorable para los mercados, el tipo de cambio y la economía de nuestro país.

La semana transcurre en un ambiente de calma y con moderado volumen de información relevante; los hechos más importantes serán la reunión del Banco Central Europeo el miércoles, el dato de inflación en EU y, por supuesto, el tercer debate presidencial. La inflación en EU confirmaría que es posible subir tasas hasta diciembre, y no en noviembre para no meterle más ruido y volatilidad al ambiente electoral. La reunión del BCE no aportará mucho, pero sabremos si los estímulos monetarios continúan o se suspenden, ya que los beneficios han sido nulos. El debate puede confirmar la tendencia ganadora de Hillary Clinton, que difícilmente podrían revertir las encuestas; es posible que Trump —apoyado por Julian Assange, de Wikileaks— le saque trapos sucios a la demócrata, pero creo que ya ella llevará sus cartas preparadas en caso de que algún tema surja. Pienso que Clinton debe centrarse en atacar con determinación, en buscar el knock out y en invitar a votar.

Que la gente no se confíe de las encuestas, ya que con la experiencia de lo que sucedido en el brexit, el abstencionismo podría cambiar la historia. El voto duro y masculino hoy está con el nefasto republicano.

En México, la agenda seguirá centrándose en las finanzas públicas y el cuidado de las mismas, continuarán las discusiones sobre recortes y asignaciones de gasto; en lo personal, yo me siento muy cómodo y confiado en cuanto a su elaboración, discusión y ejecución por parte de nuestro nuevo titular en Hacienda, José Antonio Meade, quien además de ser un secretario capaz y conocedor, será un secretario presente en las oficinas de Hacienda y ausente de la agenda presidencial. Él, más que nadie, tiene claro el delicado momento que enfrenta el país, así que no podemos darnos el lujo de que nos bajen la calificación; asimismo, buscará reducir el porcentaje de la deuda con respecto al PIB.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx